VICTOR MANELLA TENIA 24 AÑOS Y EL HECHO QUE LE COSTO LA VIDA SE PRODUJO EL JUEVES 21

Murió el joven policía accidentado en calle Italia, entre Padre Ghío y Siria

La motocicleta que guiaba protagonizó un siniestro con un Fiat “Uno” tripulado por Carlos Adolfo Ramón González.

Pese a los esfuerzos de los facultativos que lo asistieron, ayer dejó de existir el oficial de policía Víctor Ezequiel Mannella, de 24 años, quien prestaba servicio en la Comisaría Junín Segunda del barrio Belgrano, en cuya jurisdicción ocurrió el fatal accidente que le costó la vida.
Mannella, quien hacía poco más de un año que había ingresado a la fuerza pública provincial, circulaba el pasado jueves 21 por calle Italia, entre Padre Ghío y Siria, y alrededor de las 17 se produjo el fatal impacto contra un automóvil Fiat “Uno” (patente 830) que también se desplazaba por esa arteria, al mando de Carlos Adolfo Ramón González.
Este último, quien resultó ileso, habría pretendido ingresar a un garage sin advertir que avanzaba Manella a bordo de una motocicleta “Honda” de 250 c.c. de cilindrada, patente AVX-954, y debido al impacto, el efectivo policial, quien estaba franco de servicio, literalmente “voló” por el aire y terminó impactando contra el cordón de la vereda, sufriendo lesiones gravísimas.
Inicialmente, trasladado por personal del servicio de emergencias “Intermed”, se lo llevó al Hospital Interzonal General de Agudos “Dr. Abraham Félix Piñeyro”, quedando alojado en la sala de cuidados intensivos, conectado a un respirador automático.
Posteriormente, se lo derivó a la Clínica “La Pequeña Familia”, donde el infortunado Víctor dejó de existir en las primeras horas de ayer, debido al grave traumatismo de cráneo que sufrió y que lo tuvo en estado de coma durante más de 100 horas, siendo vanos todos los esfuerzos realizados para salvarle la vida.
Víctor Ezequiel Mannella, quien era hijo de Elizabeth Haydée Vilaseca-Angel Ricardo Mannella (conocido cultor de las colombófilas), vivía en Rioja 486, había cursado estudios primarios en la Escuela Nº 16 y hacía poco más de un año había ingresado a la Policía Bonaerense.
Sus restos fueron velados en la empresa “Dos Reis Hnos. S.A.” y recibiron sepultura en la tarde de ayer en el cementerio Central, habiéndose recaratulado la causa iniciada por personal de la Seccional Segunda como “homicidio culposo”.

COMENTARIOS