CRIMEN DE BANDERALO

En octubre juzgarán a cinco personas por el secuestro y la muerte de Francisco White

El caso, que hace tres años conmocionó a toda la región, tiene puntos oscuros y se espera que el misterio quede develado en los tribunales de Trenque Lauquen. La camioneta del empresario rural fue abandonada en Junín.

Cuatro hombres y una mujer comenzarán a ser juzgados el mes próximo en la ciudad bonaerense de Trenque Lauquen, acusados de haber secuestrado y asesinado hace tres años al productor agropecuario Francisco White, informaron fuentes judiciales.
 El debate comenzará el 4 de octubre y estará a cargo del Tribunal Criminal Oral 1 (TOC1) de Trenque Lauquen, integrado por los jueces María Gabriela Mar-tínez, Pedro Alejandro Gu-tiérrez y Horacio Marcelo Centeno, mientras que la acusación estará a cargo del fiscal Juan Martín Garri.
 Las fuentes precisaron que está previsto que el juicio oral se desarrolle en al menos cinco jornadas en las que declararán unos 80 testigos propuestos por la fiscalía y la defensa, que estará a cargo del penalista Luis Tomás Correa.
 Los acusados del delito de "secuestro extorsivo seguido de muerte" son Pablo Lejarza, Angel Miranda, Claudio Gómez, Lidia Quiroz y Javier Tomás, quienes llegarán a debate oral detenidos.
 White (59) fue secuestrado la noche del 6 de septiembre 2007 al llegar a su estancia en Banderaló, y luego llevado a una vivienda rural abandonada, donde lo dejaron maniatado con alambre, con su boca tapada con cinta y su cabeza cubierta con un pulóver.
 Su cadáver fue hallado 21 días después, luego de que uno de los cinco detenidos por el caso "se quebró" y reveló que estaba en una tapera ubicada a unos 500 metros del kilómetro 359 de la ruta 188, a cinco kilómetros del centro de la localidad bonaerense de General Villegas.
 Por el caso, fueron detenidos la prostituta Lidia Quiroz, su pareja y remisero, Pablo Lejarza; el boxeador local Angel "Mere" Miranda; Javier Tomas, hijo de otro productor rural propietario de mil hectáreas situadas al lado del campo de White, y un quinto imputado, Claudio Gómez.
 De acuerdo a esta trama, la mujer pudo haber sido la que avisó por teléfono a sus cómplices que White se retiraba de su casa hacia su campo tras mantener relaciones sexuales luego de haber comido un asado en una peña del Club Banderaló.
Según la acusación, en la tranquera de su campo lo esperaban Lejarza, Miranda y Gómez, a quienes les atribuyen haberlo capturado y trasladado en su propia camioneta hasta la tapera donde fue hallado su cadáver.
 Luego, Gómez se llevó la camioneta para abandonarla en Junín y volver en colectivo a General Villegas, mientras Lejarza, Miranda y Tomas, obligaron a White a realizar una llamada telefónica a su familia en la Capital Federal.
 La comunicación la recibió a las 7 de la mañana su esposa en su departamento del barrio de la Recoleta, a quien White le comunicó que estaba secuestrado y le pasó el teléfono a uno de sus captores, quien pidió 250.000 dólares de rescate.
 A partir de esa llamada, los secuestradores volvieron a comunicarse pero mediante 25 mensajes de texto durante varios días, cuando White ya estaba muerto.

COMENTARIOS