UN TEMA DE LARGA DATA QUE PARECE DE DIFÍCIL SOLUCIÓN

Rompepuerta: una joven de 23 años fue detenida tras intentar usurpar una casa

Intentó ingresar violentamente, tras derribar el ingreso principal. La vivienda se encuentra ubicada en calle Siria al 550. El padrastro de la mujer arribó al lugar del hecho, donde empezó a amenazar al morador, por lo que también fue capturado por “amenazas”.

Una joven de 23 años intentó usurpar una vivienda, ubicada en calle Siria al 550, y fue detenida por las fuerzas policiales.
A llegar al lugar, los efectivos se entrevistaron con el propietario de la casa, quien manifestó que la usurpadora había ingresado violentamente, tras derribar la puerta principal.
En ese momento, el padrastro de la imputada arribó al lugar del hecho, donde empezó a amenazar al morador, por lo que también fue capturado por “amenazas”.
La Fiscalía de turno, a cargo de la Dra. Vanina Lisazo avaló lo actuado y dispuso traslado a primera audiencia.
El jueves último, un grupo de personas ocupó una vivienda del barrio La Vaca, aprovechando la ausencia de los moradores, que habían salido a hacer unos mandados. Y no solo eso: también sacaron los muebles del interior a la vía pública.
Ante esto, los damnificados se comunicaron al 911 pero cuando llegaron los efectivos policiales al lugar se encontraron con que los vecinos se habían unido para desalojar el domicilio en cuestión, con palos y piedras, acción que dio resultado. Finalmente, los usurpadores abandonaron la casa.

No se trata de hechos aislados
Más allá de las particularidades, no se trata de hechos aislados, un tema de larga data que parece de difícil solución. El de la ocupación de casas y lotes es un tema recurrente en nuestra ciudad. Tanto que no escapa a, prácticamente, ningún sector.
Así lo confirmó a Democracia el presidente de la Federación de Sociedades de Fomentos, Osvaldo Giapor: “No hay una estadística, pero a criterio de los fomentistas, en cada barrio hay tres o cuatro usurpaciones, y en algunos la situación es mayor aún. En algunos casos son casas y en muchos otros se trata de lotes”.
Hace algunos años la Federación hizo un trabajo –que fue publicado por este diario– en el que se había llegado a la conclusión de que en Junín había unas 300 propiedades tomadas, sumando las viviendas y los terrenos. Si bien estos datos no fueron actualizados, desde la misma entidad advierten sobre la vigencia de esta problemática.
Es que los fomentistas son los receptores de estas dificultades en cada barrio y la Federación es la caja de resonancia donde repercuten.
Giapor señaló que, en ese marco, están buscando abordar esta problemática con las autoridades de diferentes estamentos: “Nosotros empezamos a hacer algunas reuniones con los concejales para ver qué se puede empezar a hacer, encuentros en los que estamos conversando, de a poco, de estas cuestiones. El problema es que la circunstancia del país no da la posibilidad de desalojar en cualquier situación, porque es gente que no tiene para vivir, son los sin techo, los mismos que estuvieron acampando en la plaza. Ya estuvimos con uno de los bloques y esta semana lo haremos con el otro para plantear este y otros temas”.

Acción de la Justicia
La municipalidad interviene en estos casos cuando las ocupaciones ilegítimas se producen en inmuebles de titularidad comunal.
El subsecretario Legal y Técnico, Lisandro Benito, explicó que en la actualidad hay solo tres denuncias de este tipo: “Una está a punto de resolverse para la devolución del lote, con sentencia firme; otra se refiere a la usurpación del SUM del barrio San Jorge, que fue motivado por el abandono del lugar durante años, lamentablemente en la gestión anterior se había dejado ese lugar en desuso y fue ocupado; y la tercera tiene que ver con lotes cercanos al SUM del San Jorge, en donde está la denuncia penal hecha y hay fecha para el juicio oral con las personas que están tomando el lugar”. Sobre este último caso, se informa que en algunos casos la gente se fue y en otros permanecen allí con construcciones precarias.
En referencia a la acción de la Justicia, la principal queja pasa por las dificultades que encuentran los propietarios para recuperar sus inmuebles. No obstante, referentes del derecho de nuestra ciudad señalan que no debería haber tantas trabas para un desalojo.
“Acá hay una línea delgada para determinar si una usurpación es coercitiva o si es de recupero por parte de alguien que se está aprovechando de una propiedad ajena”, indicó el presidente del Colegio de Abogados de Junín, Pablo Rasuk.
“Hay veces que uno presta un inmueble, después lo quiere recuperar pero el que lo está ocupando pide más tiempo para buscarse un lugar y el dueño interpone una acción de usurpación, ese es un tema; otro distinto es que uno vaya a un lote que lo tiene como inversión y se encuentre con alguien que está construyendo. En la acción de usurpación típica, una vez acreditada la propiedad y que el que está allí lo hace contra la voluntad del propietario, lo primero que sale es una acción de desalojo”, subrayó.

COMENTARIOS