None
TRAGEDIA EN EL BARRIO PUEBLO NUEVO

Dos mellizas de dos años murieron al inhalar monóxido de carbono de un pequeño incendio

Las niñas fueron encontradas por los bomberos en un colchón de una vivienda en Primera Junta 357. Al parecer, las llamas de un fuego que se extinguió solo generaron el humo que las asfixió. En el momento del accidente estaban sin compañía.

La pequeña mesa de madera –negra como consecuencia de un fuego que se apagó solo- aloja una lata de azúcar, un cartón de leche vacío y una vela.  En el resto de la habitación –precaria, casi sin muebles- hay un profundo olor a quemado y un colchón. Allí, acostadas y muy cerca una de otra, dos mellizas de poco más de dos años yacen muertas, asfixiadas por el humo de un pequeño fuego y de un abandono enorme.
Ese es el panorama que encontraron ayer los bomberos de nuestra ciudad cuando fueron a una vivienda ubicada en Primera Junta 357, a metros de la intersección con Alem. Los habían llamado para un incendio doméstico, pero se encontraron con algo mucho peor: la muerte envasada en desidia y pobreza.
Según pudo reconstruir DEMOCRACIA a partir de testimonios y fuentes, las niñas –Evelyn y Micaela- habrían muerto en las primeras horas de la mañana, mientras dormían y al inhalar el monóxido de carbono del humo.
Al parecer, el fuego –que se extinguió luego de un tiempo y no alcanzó a otros objetos de la casa- se produjo por la vela ubicada en la mesa. Las nenas en ese momento estaban solas y habrían estado sin compañía durante gran parte de la noche.
De hecho, la madre habría llegado a media mañana, cuando se encontró con el desolador panorama. La mujer –de 29 años- sólo atinó a comunicarse con su madre, abuela de las nenas.

La causa

Cerca de las 14, los bomberos recibieron el llamado. Pocos minutos después de arribados, ya se había montado el operativo que incluyó ambulancias y a la Policía. En este momento, la causa está caratulada como muerte “por accidente”.
El olor a quemado, según algunos testimonios recolectados, se sentía desde afuera de la casa. La vivienda era prácticamente inhabitable por el estado precario en que se encontraba.

COMENTARIOS