Placas robadas la semana pasada.
Placas robadas la semana pasada.
INTERVIENE EL FISCAL ESTEBAN PEDERNERA

Detuvieron a un hombre que robó varias placas de bronce en el cementerio Central

Se trata de un sujeto de 41 años quien fue interceptado ayer en la vía pública (Edison y Alberdi), a bordo de una motocicleta y con una mochila con elementos del saqueo. Fueron vandalizadas la bóveda de Eusebio Marcilla y el mausoleo de Moisés Lebensohn.

Un hombre de 41 años resultó ser el autor del robo sistemático de placas de bronce pertenecientes al cementerio Central de Junín. En la edición del viernes, este diario había informado sobre estos hechos delictivos que estaban causando preocupación en los vecinos de la Ciudad.
En esa publicación, el coordinador municipal de Cementerios, Daniel Bono indicó que había tres filmaciones que podrían ser de utilidad para identificar a los autores de algunos de los ilícitos señalados.
El sospechoso fue detenido ayer, en calles Edison y Alberdi, quien en su poder llevaba varias chapas de nichos dentro de una mochila y circulaba a bordo de una motocicleta Honda Storm sin dominio colocado.


Se labró un acta por infracción a la Ley 13927 con intervención del Juzgado Faltas local. Por su parte, el fiscal Dr. Esteban Pedernera avaló la captura y dispuso abrir una IPP caratulada “Robo en flagrancia”. Hoy será trasladado a la Fiscalía para una primera audiencia.
Tal como Democracia ha dado cuenta en oportunidades anteriores, entre ellas la edición del 27 de octubre de 2014, en estas últimas semanas se pudo comprobar la sustracción de una gran cantidad de placas conmemorativas, de valor afectivo e histórico, hechos por los cuales está acusado el sujeto arrestado en la tarde de ayer.
Entre los casos de vandalización se encuentra la bóveda de Eusebio Marcilla. En el lugar donde yacen los restos del “Caballero del Camino”, máximo ídolo deportivo en la historia de Junín, se han sustraído once placas.


También sufrió numerosos robos el Mausoleo de Moisés Lebensohn. En el caso del ideólogo del radicalismo y fundador de este diario, se han robado al menos cuatro placas.
Igualmente sufrieron los embates de los ladrones el cenotafio erigido en recordación de deportistas de Junín, donde faltan dieciséis placas, y el dedicado a las maestras jubiladas.
Estos casos son tan solo ejemplos del vandalismo del que ha sido objeto la necrópolis central de Junín. Más allá del valor económico, lo más angustiante para los vecinos es la pérdida del valor afectivo que conllevan las placas en recuerdo de sus seres queridos, que son usadas por los ladrones para vender el metal por peso, que constituye no solo un delito, sino también un gran menoscabo al valor histórico.
Se trata de una práctica de larga data, que los juninenses ya vienen denunciando, a la vez que reclaman mayor vigilancia y control en el Cementerio Central.

COMENTARIOS