LA CAUSA ESTÁ CARATULADA “HOMICIDIO”

“Subimos al auto para comprar bebida, estábamos discutiendo y lo acuchillé”

Así lo expresó el imputado de asesinar a Carlos Rodríguez, quien ayer se declaró culpable en el juicio oral y público, en el Tribunal Oral 1 de Junín. El hecho ocurrió en la madrugada del 15 de julio de 2017. El fiscal Esteban Pedernera solicitó una pena de once años de prisión.

“Pido disculpas, lo maté en estado de ebriedad”, admitió Heber Alexis Martínez, tras sentarse en el banquillo de los acusados, en el juicio oral y público que se desarrolló ayer. Se trata del hombre imputado por asesinar a Carlos Rodríguez, que fue apuñalado en la madrugada del 15 de julio de 2017, tras una reyerta dentro de un automóvil.
La audiencia se llevó a cabo a las 10.40 a sala llena, en el Tribunal Oral Criminal 1 de Junín, a cargo de la Dra. Karina Piegari, Claudia Dana y Luis Beraza, donde el criminal se mostró arrepentido, aceptó la imputación y se declaró culpable del hecho.
En el marco de la causa caratulada “homicidio”, que se tramita en la Fiscalía 8 del Departamento Judicial de Junín, el Dr. Esteban Pedenera solicitó una pena de once años de prisión para Martínez, a lo que la defensa, a cargo del Dr. Mauricio Muñoz, adhirió por tratarse de un hombre sin antecedentes penales y confesar ser el autor del crimen.
La víctima de 29 años, falleció el 19 de ese mes, luego de permanecer cuatro días de agonía internado -con heridas de arma blanca- en el Hospital Interzonal, donde fue intervenido quirúrgicamente. Había sido hallado en grave estado y abandonado en la zona de quintas, el mismo día del ataque.
El hecho se desencadenó como corolario de una disputa verbal que tuvieron previamente la víctima y victimario, en una vivienda ubicada en la zona de calles Los Teros y Los Cerezos del barrio “Los Almendros” el viernes 14 de julio por la noche. Según la investigación, en la madrugada del día entrante (a las 4), los dos hombres subieron a un Peugeot 405 y solo regresó el acusado.


“Subimos al auto para ir a comprar más alcohol y seguimos discutiendo. En un momento, paré el auto yendo hacia la Laguna, lo bajé y ahí fue cuando lo acuchillé. Yo estaba fuera de control. La discusión arrancó porque él decía que había comprado más bebidas que nosotros (el hermano y el padre del acusado), que estaban tomando juntos “y por eso fui a buscar lo que reclamaba”, agregó el homicida.
“En ese momento, cuando iba manejando, él me daba golpes de puño y ahí fue cuando descendimos del vehículo, yo con el cuchillo en la mano para atacarlo. Después de apuñalarlo quedé paralizado y no podía entender qué había hecho; tiré el arma blanca a un descampado y me fui”, expresó.
Alrededor de las 7 de la mañana, “volví a mi vivienda en la que mi papá y hermano ya dormían, guardé el auto y me acosté. Cuando me levanté para ir a trabajar, no sabía qué había pasado. Recuerdo que primero pasamos por un almacén de calle Avellaneda a cinco cuadras de mi casa y luego tomé dirección para la Laguna por la calle de tierra”, confirmó.
Ya cerca de las 9, Rodríguez fue encontrado moribundo en una cuneta en cercanías del complejo de la AFIP y fue trasladado al HIGA donde permaneció en la Unidad de Terapia Intensiva hasta su deceso. La víctima estaba en pareja y tenía dos hijos.
El joven juninense recibió dos certeras puntadas en el vientre, cortes en el rostro y otras partes del cuerpo. Esa lesión, en la zona abdominal, le había comprometido órganos vitales, intestino delgado y sufrió un infarto cerebral que le afectó el hemisferio izquierdo del cerebro.
Días después, el personal de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) y efectivos de la Comisaría Primera, lograron detener a Martínez, que en ese momento tenía 30 años, tras cinco allanamientos.
En los procedimientos policiales, además, se logró secuestrar el automóvil marca Peugeot 405 que fue utilizado para trasladarse con la víctima fatal y prendas de vestir con manchas de sangre.
En el debate, si bien las partes desistieron de la declaración de testigos, el fiscal Pedernera dio lectura a declaraciones que obran en el expediente: un vecino, que fue testigo de la pelea, declaró que pudo oír la discusión de los hombres. Además, el hermano del criminal lo vio llegar al domicilio, donde se tomó un vaso de vino y le dijo que a Rodríguez lo había dejado “por ahí”.
El próximo miércoles a las 12, el Tribunal leerá el veredicto condenatorio.

COMENTARIOS