La familia recuerda cada día a Camila.
La familia recuerda cada día a Camila.
“LOS HERMANITOS TODAS LAS NOCHES LA SALUDAN Y LA VEN A CAMILA EN LA LUNA”

“Todavía me parece mentira: siento que Camila está en casa del padre o de viaje”

Así lo expresó la madre de la niña de 11 años abusada y asesinada, Alejandra Barzabal, quien dialogó con Democracia a un año del hecho. “Cuando siento que no doy más, tengo un cuaderno en el que le escribo, sintiendo como si algún día lo fuera a leer”, dijo con dolor.

“Es como que uno se quedó estancado en el tiempo. Parece mentira que ya el lunes vaya a ser un año sin que ella me abrace sin verla jugar. Pasó el año muy rápido y para mí fue muy corto”, expresa con dolor a Democracia, Alejandra Barzabal, mama de Camila Borda, la niña de 11 años que fue violada y asesinada en Junín el 25 de febrero de 2018.
El lunes se cumple un año de ese triste día. El brutal hecho fue cometido por el parquero José Carlos Varela (41) en la casaquinta de Arias al 1550 donde trabajaba, quien el 15 de noviembre último fue condenado por el Tribunal Oral 1 de nuestra ciudad a la pena de reclusión perpetua.
“No le encuentro ninguna explicación a nada sinceramente, y es como que quedé en shock buscando preguntas y repuestas. Para mí todavía es como que es mentira lo que sucedió o que Camila está en la casa del padre o de viaje”, agregó Alejandra.
“Siempre digo que parezco loca, pero yo hablo con ella. Cuando siento que no doy más, tengo un cuaderno en el que le escribo las cosas de la familia, sintiendo como si algún día lo fuera a leer, y es una forma de desahogarme también”, indicó la madre.
Por otro lado, destacó que “fue rapidísimo el accionar de la Justicia y en 2018 no tuvimos tiempo ni de respirar. Entre que uno estaba traumado, y después que te avisen que tan pronto iba a llegar el juicio, es como que se junta todo.



“Todas las noches la saludan al cielo”
Actualmente, de vivir en Junín a metros del lugar donde apareció sin vida la niña, sus padres junto a los siete hijos, se encuentran viviendo en Saforcada donde pasan los días tratando de sobrellevar el dolor y la angustia desde otra perspectiva, pero sin olvidarse del ángel que brilla en el cielo.
“Acá es distinto, tenemos paz y tranquilidad para los chicos. Es otra vida. Igualmente todos los 25 vamos para allá. Hace un mes fui, limpié todo otra vez donde habían crecido las plantas. En el día del cumpleaños de Camila hicimos una suelta de globos”, cuenta Guillermo Modesti, pareja de Alejandra y padrastro de Camila.
“Un año no es nada, y en ese sentido se pasó volando, parece que hubiera sido ayer. Los hermanitos de Cami están bien y la tienen presente. Todos los días quieren que larguemos globos al aire, todas las noches la saludan al cielo, le cortan flores y las ponen en su retrato. Viven con ella y nunca se la van a olvidar. Todos los días ‘buen día Cami, buenas noches Cami’; mami mirá a Cami allá en la luna’”, resalta.


“Si yo cuando escucho eso me quedo sin palabras, imagínate” expresa la madre, a quien continuamente los nenes la toman de la mano y la sacan para afuera. Tuvimos asistencia psicológica y nos dijeron que iba a ser lo más normal que los chicos pregunten, porque la conocieron y la vivieron”, cuenta.
“Lo importante es que el condenado ya esté pagando todo lo que tenga que pagar. Estamos muy agradecidos con el fiscal Sergio Terrón porque creo que fue uno de los primeros casos que se resuelve tan rápido en Junín”, continúa.
“Nos mudamos para acá, a Saforcada, a una casa prefabricada que nos dio el Municipio, entregándoles la que teníamos en la ciudad. El Intendente nos dio una mano muy grande y con el municipio contamos siempre”, explica.
“En este momento ando flojo de laburo, y cuando hay tengo que viajar a Junín. Alejandra todavía no puede trabajar y además están los otros nenes, que son muchos chicos. Yo voy y vengo, hago changas y me la rebusco como uno puede”, concluye Guillermo.

COMENTARIOS