A principios de enero, aprehendieron a dos juninenses.
A principios de enero, aprehendieron a dos juninenses.
DESDE EL MINISTERIO PÚBLICO FISCAL ALERTARON Y BRINDARON CONSEJOS

Otra jubilada fue víctima del “cuento del tío”: le hicieron tomar créditos bancarios

La estafa ocurrió ayer. Una mujer, que argumentó ir de parte de su hija, acompañó a la víctima al Banco Industrial de Junín donde le hizo adquirir dos préstamos. El jueves, un supuesto abogado de la Anses llamó a una abuela, y le aseguró que era una beneficiaria de la Reparación Histórica..

La modalidad de las estafas a través de los teléfonos se ha visto incrementada este último tiempo, en Junín, la Región y en provincias del interior.
En este sentido, trascendió que ayer en nuestra ciudad, a una señora la pasó a buscar una mujer, que “iba de parte de la hija” y la llevó al Banco Industrial donde le hizo adquirir dos créditos, “Cuando la apoderada de la cuenta era su progenitora. Después, en la puerta, la subió arriba del taxi y la mandó a su casa”, afirmaron a Democracia.
Con los famosos “cuentos del tío”, que no son ni más ni menos que engaños por medio de la telefonía, los ladrones se aprovechan de víctimas (por lo general de la tercera edad), con distintos discursos y variando las modalidades.
Si bien la maniobra se fue repitiendo y alertando en distintas provincias durante el último año, en 2019 hubo más de diez casos en la zona y dos juninenses detenidos en Salto. Cabe recordar que en mayo último fue desbaratada la banda gitana Gipsy Kings con más de 120 vehículos, millones de pesos, dólares y oro.
Bajo este ardid delictivo, el jueves un supuesto abogado representante de la Anses, le aseguró a una abuela que pertenecía a una lista de 1200 beneficiarios de la Reparación Histórica, con los que el ente público tenía una deuda de 38 mil pesos para cada uno.
De esta manera, le certificaba que iba a cobrar el retroactivo en un solo pago y que además su jubilación iba a incrementarse de 8 mil pesos a $ 11.000. “Te pide que vayas al banco con la tarjeta de débito con la que cobrás los haberes, solicitándote un teléfono móvil para llamarte al lado del cajero”, explicó un familiar de la abuela que llegó a atender el teléfono y seguirle “el juego", al estafador.
“Por último me dijeron que con el ticket, que sale del cajero automático, debíamos ir a la entidad bancaria, pero 24 horas más tarde, para llenar el formulario que iba a permitir hacer efectivo el cobro del retroactivo de 38 mil pesos”, afirmó.
Para ser más creíble, el hombre brindó su nombre completo, número de matrícula y la dirección de su oficina ubicada en el microcentro porteño, mientras que la característica, como mostraba el decodificador del teléfono fijo, pertenecía a Córdoba capital.
Fuentes judiciales informaron que “les dicen que fueron beneficiados con la devolución de los aportes de la Anses, por lo que deben realizar un depósito en concepto de diversos trámites y sellados. Además, en algunos casos, les sugieren sacar créditos bancarios a través del cajero automático y luego efectuar una transferencia bancaria a una cuenta determinada”.
De esta manera, advirtieron a la comunidad no dirigirse a los cajeros automáticos ante el consejo por teléfono de un extraño, así como tampoco si dicen que ganaron un premio.
“Están muy avanzadas las causas del ‘cuento del tío’, y la Fiscalía está actuando e investigando”, explicaron a este diario.

Tres hechos en un día
Con intervención de la UFIJ 3, a cargo del fiscal Dr. Carlos Colimedaglia, se tramitan tres investigaciones por hechos acaecidos en Junín, que ocurrieron en horas de la tarde del miércoles 30 de enero, entre las 15.30 y las 16, en el que resultaron damnificadas dos abuelas de 71 y 88 años, respectivamente.
En la causa número 04-00-001223-19, caratulada “estafa en grado de tentativa”, la moradora del domicilio de Bernardo de Irigoyen al 350 recibió un llamado a su teléfono fijo en el que una voz femenina, que se hacía pasar por un familiar, le informaba que había que cambiar billetes por disposición bancaria. Ante la sospecha de la receptora, que le efectuó preguntas y fue más audaz, la malviviente cortó la llamada.
En la IPP número 04-00-001224-19, por el delito de “estafa”, el hecho ocurrió bajo la misma modalidad: una mujer se hizo pasar como nieta de la damnificada, y le indicó que un hombre del banco pasaría a buscar billetes y alhajas, por el domicilio en Benito de Miguel al 500, ya que iban a perder valor por las políticas del Gobierno nacional.
Efectivamente, un sujeto, un “simulador”, vestido con saco, camisa, corbata y pantalón de vestir, concurrió poco después a la vivienda, donde la víctima le entregó la suma de 1200 pesos y un anillo de oro.
En el tercer caso, instruido en una IPP número 04-00-001225-19, una jubilada de 84 años recibió dos llamadas de una joven mujer en su domicilio de calle Sarmiento al 50. Bajo el mismo raid, le indicó que preparara la plata para cambiar en el banco por billetes nuevos, y que el contador pasaría a retirarla más tarde.
Luego, un hombre de aproximadamente 1,70 de altura, tez blanca y vestido de saco oscuro, se presentó y recibió, de manos de la víctima, la suma de 67.900 pesos. No conforme con el botín, y dejando de lado por un momento su papel de actor, el malviviente sustrajo 4.400 dólares estadounidenses de una caja metálica ubicada al lado del teléfono.

Dos juninenses detenidos
Tras investigaciones realizadas por la DDI Junín, a principios de enero, se logró apresar a dos juninenses que cometían ilícitos en la Región noroeste de la Provincia bajo la modalidad conocida como el “cuento del tío”.
En esta oportunidad, utilizaban como ardid que en los próximos días el Gobierno impondría un cambio en la denominación monetaria, por lo cual las personas engañadas, en su totalidad ancianos, accedían a la entrega de dinero en moneda nacional y extranjera, e incluso joyas para su resguardo, a un supuesto empleado bancario que las visitaba.
El análisis investigativo permitió establecer el vehículo que utilizaban los malvivientes, que fue detectado en Junín: se implementó un discreto seguimiento que concluyó en la localidad de Salto, donde a raíz de un alerta de la Comisaria, se estableció que los ocupantes del Fiat Palio investigado habían cometido otro ilícito de esta modalidad.
A raíz de ello, uniformados de la DDI Junín, junto a Patrulla Rural de Chacabuco, Comisaría de Salto y Sub DDI Bragado, tras un operativo cerrojo a la altura del cruce de rutas provinciales 30 y 191, interceptaron el rodado.
Se procedió a la aprehensión de dos ciudadanos oriundos de nuestra ciudad, de 42 y 33 años, quienes momentos antes habían cometido otra estafa en perjuicio de una abuela de 85 años. La acompañaron al Banco Provincia de Salto, donde le sustrajeron $124.000 y U$S 1.000.
Luego de la captura, se secuestraron dos celulares, $ 165.000, U$S 1.000 y el Fiat Palio que los maleantes utilizaban para la comisión de la totalidad de los ilícitos, al igual que los teléfonos.

La banda chilena
En octubre de 2018, un hombre de 80 años, Rubén Omar Barroso (padre del intendente Julio Mariano Barroso de 9 de Julio), que momentos antes había salido de un banco con un portafolio con 60 mil pesos, fue estafado por cuatro delincuentes
Al dirigirse a su vehículo, observó que a una mujer se le caía dinero por lo que la alertó. Ya adentro del automóvil, mientras continuaba conversando con la femenina, un delincuente aprovechó de su descuido, y le sustrajo la maleta dándose a la fuga.
Cerca de las 16.30, la ciudad de Junín recibió la novedad desde Pehuajó sobre un vehículo Toyota Etios cuyos ocupantes habían cometido un ilícito. Se inició un operativo cerrojo y las fuerzas de seguridad lograron interceptarlo en calle Brasil y avenida Circunvalación. Viajaban tres personas de nacionalidad chilena (dos hombres de 37 y 52 años y una mujer de 57) y una señora argentina de 60 años.
Se secuestró la suma de 80.300 pesos en efectivo escondidos entre la alfombra y la chapa del lado del acompañante. En posesión de los sujetos, los efectivos policiales incautaron 850 dólares, $ 12.300 en efectivo, $ 115.000 chilenos, $ 350 uruguayos, nueve teléfonos celulares, ocho chip de distintas compañías telefónicas, un DNI verde apócrifo con la foto de la detenida argentina.

COMENTARIOS