El perfil del homicida

Según indicaron, Jonathan Casazza es un aficionado al mundo del comic, animé y de los videosjuegos. Los martes y jueves era habitué en clubes de la ciudad donde jugaba partidas de ajedrez. Compañeros del juego ciencia lo recuerdan como una persona muy enamoradiza y con altibajos anímicos.
“Era cerrado, callado, hola y chau. Venía todos los días a la estación y se llevaba tres atados de Phillips Morris común. Nunca demostró nada, ni una sonrisa. Era una persona muy seca y casi ni saludaba. Casi siempre venía entre las 19 y 20 a comprar”, explicaron desde la estación de servicios a la que fue Casazza luego de cometer el doble homicidio.

COMENTARIOS