Los menores se encuentran en la Casa de Abrigo “Francisco Legarra”.
Los menores se encuentran en la Casa de Abrigo “Francisco Legarra”.
LA AUTOPSIA REVELA QUE FUE ESTRANGULADA

Trasladaron a Junín a los dos hermanitos de Sheila Ayala

Tras la decisión de la Justicia de quitarles a los padres de la niña asesinada la tenencia de sus hijos, los menores ahora se encuentran en la Casa de Abrigo “Francisco Legarra”.

Luego de una intensa búsqueda y de conocerse el drástico final que le costó la vida a Sheila, quien apareció asesinada en un predio de San Miguel, sus dos hermanos, también menores de edad fueron trasladados a la Casa de Abrigo “Francisco Legarra” de Junín, ya que la Justicia les quitó la tenencia a sus padres.
El informe preliminar de la autopsia reveló que Sheila Ayala, la nena de 10 años que estuvo desaparecida desde el último domingo en el partido bonaerense de San Miguel, fue estrangulada con un lazo y en principio no se detectaron en su cuerpo signos de violación.
Los investigadores trabajaban por el momento con la sospecha que el tío de la víctima que se encuentra detenido, Fabián Ezequiel González Rojas, de 24 años, y de nacionalidad paraguaya, habría querido abusar de la menor, pero la nena se habría resistido ya que en el cuerpo del acusado se detectaron rasguños.
En tanto, este viernes por la tarde, la otra detenida por el crimen, Leonela Ayala, la joven de 25 años, tía de Sheila y pareja de González Rojas, tuvo a su hijo, tras ser internada en el Hospital de Malvinas Argentinas.
Estaba previsto, según las fuentes judiciales consultadas, que los detenidos declararan ante el fiscal Marcelo Carracedo hoy por la mañana, pero hasta el momento solo se confirmó la indagatoria al joven.

“Un surco de ahorcadura”
Con respecto a la autopsia, y según se pudo saber de fuentes policiales y judiciales, en el informe preliminar que se realizó ayer por la tarde en el Hospital Regional Ramón Carrillo, de Ciudadela, se detalló que se detectó un surco de ahorcadura de tres centímetros de ancho en el cuello de la menor y que no se encontraron otras lesiones traumáticas en el cuerpo.
El informe también indicó que la causa de la muerte fue "por asfixia por estrangulamiento a lazo", que el examen interno "se condice con mecanismo de compresión del cuello" y que el cuerpo presentaba "fracturas no vitales de los arcos costales anteriores derecho e izquierdo".
Además de la autopsia, este viernes por la tarde los peritos extrajeron muestras de diferentes partes del cuerpo para la obtención de estudios complementarios de vísceras, tejidos y toxicológicos.
Sheila, que era buscada desde el domingo pasado, apareció muerta este jueves dentro de una bolsa en medio de la basura que había en una medianera lindera al predio en el que vive el padre.
Si bien hasta el momento no se pudo establecer la fecha exacta de la muerte, los investigadores sospechan que el asesinato habría ocurrido el mismo domingo, según lo calculado por el estado en el que se encontraba el cuerpo y la alta temperatura de los días posteriores a la desaparición.

“Los acusados van a seguir detenidos”
Por el crimen, este jueves por la tarde fueron detenidos Leonela Ayala, hermana del padre de la víctima, y su pareja, Fabián Ezequiel González Rojas, tíos de la menor, quienes habrían confesado el crimen ante la Policía, a pesar de que durante los días de su desaparición se mostraban con preocupación ante los familiares, vecinos y medios de comunicación.
El joven tiene antecedentes penales por los delitos de robo agravado, en poblado y en banda en una causa que data del año 2013 y que tramita en el Juzgado de Garantías N° 2 de San Martín, y también estuvo vinculado en un caso de abuso sexual que no fue judicializado.
Este viernes por la mañana, el fiscal general de San Martín, Marcelo Lapargo, aseguró ante la prensa que se esperan los resultados finales de la autopsia para poder establecer la calificación del hecho y que desde el principio de la investigación se apuntaba a un abuso sexual y no a una venganza narco como trascendió en algún momento.
"Aparentemente, la madre tendría alguna vinculación con la venta de droga al menudeo en ese barrio, pero no de algo que generaría que una banda de secuestradores tome venganza por algo que hizo", señaló.
Y concluyó: "Todo indica que los acusados van a seguir detenidos en prisión preventiva hasta el juicio", agregó.

COMENTARIOS