ASEGURAN QUE HAY MOTOS INVOLUCRADAS EN UN 80%

Se registran en promedio 110 accidentes de tránsito por mes en las calles de Junín

A pesar de las campañas y operativos que buscan reforzar la educación vial en la ciudad, las cifras no acompañan. En lo que va del año ya hubo seis víctimas fatales, en cuyos siniestros las motos fueron el común denominador.

El tránsito de nuestra ciudad continúa siendo una problemática de grandes dimensiones, incluso con sus consecuencias fatales, ya que en el ejido urbano les costó la vida a seis personas en lo que va de este 2018.
A pesar de las campañas y operativos que buscan reforzar la educación vial en la ciudad, las cifras no acompañan: este año los accidentes de tránsito suman un promedio de 110 por mes y en su mayoría involucran motos, según explicó a Democracia el subsecretario de Control Ciudadano, Mario Olmedo.
El alcohol es también en muchos casos parte del problema accidentológico.

60 mil motos
Durante 2018 se registraron en promedio 110 accidentes por mes en las calles de Junín con distintos lesionados, en algunos casos de tipo leve y en otros de gravedad. En el 80% de ellos intervinieron motos.
“En la ciudad hay 42 mil motos patentadas y más 20 mil sin patentar mientras que son 26316 los vehículos en circulación”, explicó Olmedo.
“En los accidentes, intervienen motos en un 80%, ya sea moto-auto, moto-peatón, moto-auto o moto-bicicleta. También hay muchas caídas de motos”, destacó el Subsecretario mientras que agregó, para ejemplificar, que “Si contamos 100 accidentes, en 80 no se utilizó casco”.
Según los datos aportados por la oficina, la mayoría de los accidentes se da entre las 14 y 22 y en su mayoría, los heridos van desde los 17 hasta los 40 años.
Asimismo, en lo que va del 2018 las víctimas fatales son seis, y según Olmedo “en todas hubo motos involucradas y se estima que no tenían casco”.
En ruta 188 se registraron también seis muertes este año.

Falta de conciencia
Según explicó Mario Olmedo, “la campaña de concientización, los operativos, los secuestros de motos, todo contribuye a la baja de las infracciones, que en su mayoría son por falta de licencia o por circular sin casco colocado”, pero a pesar de ello, según las cifras que se informan, se realizan por mes 400 actas de infracción.
“Los reductores de velocidad bajaron el índice accidentológico en esquinas, eso redujo muchos accidentes en muchas esquinas de la ciudad, más los semáforos en onda verde”, explicó Olmedo.
La falta de conciencia es uno de los mayores desencadenantes de la problemática del tránsito, de hecho, una encuesta realizada por Democracia semanas atrás arrojó que apenas un 19% de los juninenses admite que comete infracciones de tránsito.
En efecto, ante la pregunta “¿Comete infracciones de tránsito -no uso de casco, exceso de velocidad, cruzar el semáforo en rojo?, solo el 19 por ciento respondió que “sí”, mientras que el 81 por ciento contestó que “no”, en un sondeo virtual.
Solo dos de cada diez lectores que participaron en la encuesta reconoció que comete infracciones de tránsito.
Desde el municipio se implementó el programa Voy Seguro que busca concientizar a niños, adolescentes e incluso padres en la comunidad respecto del respeto a las normas de tránsito.
El objetivo, según destacaron desde Control Ciudadano es concientizar a todos los vecinos, mamás y papás, sobre el gran problema que aqueja no solo a nivel local sino también nacional como son los accidentes de tránsito y las consecuencias posteriores que en muchos casos terminan siendo fatales.

En 2017 hubo un muerto por hora en Argentina
Los accidentes de tránsito en Argentina le cuestan la vida a miles y miles de personas por año. Tal es el caso del 2017, cuando hubo cerca de 7 mil muertos, de los cuales 4 mil fueron menores de 45 años. Fueron 20 muertos por día, una vida cada hora.
En el caso de las motos, la participación de las mismas en el total de los accidentes viales graves se triplicó en apenas una década y llega a ubicarse actualmente en más del 35 por ciento, según un informe del Instituto de Seguridad y Educación Vial (ISEV), que precisó que hasta 2005 "la participación de la moto en la siniestralidad vial grave argentina (siniestro con participación activa de una moto) no superaba el 10% del total (o sea de cada 10 vehículos partícipes en siniestros solo 1 era una moto)".
Según se señaló, "una década después, luego de una progresión casi geométrica, en los presentes años, dicha participación se ha triplicado, alcanzando en el año 2017 el 35,5 por ciento".
En el texto, firmado por el director de ISEV, Eduardo Bertotti, incluye una advertencia al Estado y el sector privado sobre la falta de políticas ante el aumento de la cantidad de vehículos de dos ruedas, que parece estar acompañado de un incremento en los siniestros que los involucran.
La moto, reconoce el informe, "es uno de los vehículos que mayor aporte puede hacer a la movilidad sustentable de una comunidad", en medio de la alta conflictividad que presenta el tránsito en las ciudades.
No obstante, se advierte, "la vulnerabilidad de sus ocupantes, la falta de percepción de ese riesgo y una generalizada displicencia en la habilitación de sus conductores por parte del Estado, generan severas consecuencias en materia de siniestralidad vial".

COMENTARIOS