El sujeto fue aprendido ayer cuando intentaba comprar toallas.
El sujeto fue aprendido ayer cuando intentaba comprar toallas.
EL MIÉRCOLES ÚLTIMO HABÍAN APREHENDIDO A OTRO SUJETO EN UN DEPARTAMENTO DE PUERTO MADERO

Cayó uno de los prófugos integrante de las bandas los “Gipsy Kings” y “Cara de Nene”

Fue apresado ayer al mediodía en un local ubicado en avenidas Acoyte y Rivadavia de Buenos Aires cuando compraba toallas. Está acusado como estafador de jubilados y partícipe de dos organizaciones criminales que se hicieron de millonarios botines con el "cuento del tío".

Se trata de un joven de 30 años sobre cuyas espaldas pesaban dos órdenes de captura. Fue detenido ayer por la Policía Bonaerense cuando estaba comprando toallas en un reconocido local de ropa blanca de la firma Arredo, ubicado en avenida Acoyte al 60.
Cabe destacar que en ese momento estaba siendo seguido de cerca por detectives de la policía de la provincia de Buenos Aires y por el fiscal de San Isidro Patricio Ferrari, que tiene a su cargo la investigación de los “Cara de Nene”. En el operativo también fue detenida la pareja, una joven conocida como La Gitana, quien está acusada en la causa de los “Gipsy Kings”.
Está sindicado como estafador de jubilados e integrante de dos organizaciones criminales que se hicieron de millonarios botines con el denominado "cuento del tío": la banda conocida como “Cara de Nene”, que operaba en la zona norte del conurbano que cayó el 4 de agosto último en el partido de Tigre, y la denominada “Gipsy Kings”, que había sido desbaratada en mayo pasado con una serie de allanamientos en Junín y Capital Federal, bajo la investigación a cargo del Juzgado Federal local, a cargo del Dr. Héctor Plou.
Ahora, la investigación conocida como Cara de Nene, organización que se habría hecho de un botín de al menos 2.000.000 de dólares, tiene un único prófugo por atrapar: el presunto jefe de la banda, identificado por fuentes judiciales como el "Pichón".
A los delincuentes les adjudican al menos 23 estafas a vecinos de la zona norte del conurbano. Convencidas por los miembros de la organización criminal, las víctimas les entregaban sus ahorros por temor a un corralito como el de la crisis de 2001.
Ahora, en total, son cinco los detenidos en la investigación que lleva adelante el fiscal Ferrari con la colaboración de detectives del Comando de Patrullas de Tigre, al mando del comisario Lucas Borge.
El último sospechoso había sido apresado el miércoles pasado en un departamento de Puerto Madero que alquilaba a 2.000 dólares por mes. Los investigadores le secuestraron una camioneta Land Rover blanca.
La próxima semana, el juez de Garantías de San Isidro, Esteban Rossignoli, deberá resolver el pedido del fiscal Ferrari de procesar con prisión preventiva a los primeros tres detenidos de la causa.

Los Gipsy Kings
En mayo pasado, en el marco de una causa a cargo del juez federal de Junín, Dr. Hector Plou, la Policía Bonaerense había detenido a diez presuntos estafadores que con el "cuento del tío" se habrían hecho de un botín de $ 80.000.000 y una flota de 120 vehículos de lujo. La banda fue bautizada como los “Gipsy Kings”.
En el transcurso de los días, los aprehendidos acusados de lavado de dinero y estafas, comenzaban a declarar ante el juez Plou.
A la organización criminal, le habían secuestrado cerca de 120 vehículos (80 automóviles, 17 camiones, 12 camionetas 0 kilómetro y 9 motos), 80 millones de pesos en distintas monedas (2.8 millones de dólares, 72 mil euros, 200 mil pesos, lingotes de oro y monedas mexicanas de oro, entre otros valores), 15 TV de alta gama, alhajas, equipos de audios y aparatos de electrónica, entre otros elementos.
El grupo delictivo, que tenía base en Junín, fue desmantelado luego de 24 allanamientos que se llevaron a cabo en nuestra ciudad, (uno de ellos en una entidad bancaria donde los sujetos poseían cajas de seguridad), Pergamino (2), Ciudad Autónoma de Buenos Aires (2) y Neuquén (2), los últimos con colaboración de la Policía Bonaerense.
Dentro de la banda de estafadores -comandada por dos medio hermanos de 61 y 62 años y también formada por otros ocho integrantes de la familia, de entre 20 y 55- cada individuo tenía un rol determinado como, por ejemplo, los que llamaban, los que retiraban el dinero y quienes finalmente trasladaban el botín.
Según la pesquisa de los detectives de la DDI Junín, quienes comenzaron la investigación hace aproximadamente un año, los integrantes de la familia –compuesta casi en su totalidad por gitanos, pero de la que también formaban parte criollos- recaudaban la mayor parte del dinero mediante los llamados "cuentos del tío", donde se comunicaban con personas haciéndose pasar por empleados de entidades bancarias o financieras.
Los policías constataron que utilizaban el negocio de la compra-venta de automóviles para lavar las grandes sumas de dinero que obtenían mediante los ilícitos, como así también la adquisición de inmuebles y diferentes artículos de electrónica.

Los Cara de Nene
La banda se dedicaba a los secuestros virtuales y a las estafas, con la modalidad conocida como "cuento del tío" en diferentes zonas del conurbano bonaerense. Fue desarticulada el 4 de agosto último con tres personas detenidas, a las que se les suman dos más que fueron capturados ayer y el miércoles pasado.
Según confirmaron fuentes policiales, los sospechosos tenían más de una docena de autos de alta gama y habían recaudado una millonaria suma de dinero en dólares, que tenían escondidos en una caja de seguridad en un banco. A un jubilado de Olivos le llegaron a sacar 300.000 dólares, dinero que luego fue recuperado por los efectivos policiales tras varios allanamientos.
Se incautaron un Mercedes Benz clase A, dos VW Amarok, dos Toyota Hilux, un VW Golf, un VW Up, otra camioneta Toyota, un Peugeot 208, un Chevrolet Onix, un Toyota Etios y un cuatriciclo.
"Eran una temible banda que azotaba zonas de alto poder adquisitivo", destacaron fuentes de la investigación. Los voceros consultados revelaron el modus operandi de la temible banda: engañaban a los jubilados haciéndose pasar por amigos de sus nietos y les decían que era necesario cambiar los billetes porque iba a cambiar la circulación.
Con esa estrategia, llevaban a las víctimas hasta la sucursal bancaria, los hacían sacar el dinero y luego se lo llevaban. Los cinco detenidos quedaron a disposición de la Justicia que continuará la investigación para tratar de determinar si hay otros que participaron e intentar atrapar al jefe, el “Pichón”.
El ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo, que supervisó en el partido de Tigre el operativo que permitió desarticular la banda, expresó: "Son millones de pesos lo que han recaudado de secuestros virtuales y del 'cuento del tío'. Ya hay veinte hechos comprobados, y seguramente van a aparecer muchos más". Luego comentó que uno de los detenidos trabajaba en una empresa de seguridad en un banco.
"Los cómplices de estas bandas, como la persona que trabajaba en el banco, tienen que tomar conciencia del daño que pueden llegar a hacer", recalcó el ministro en compañía del jefe de la Policía, comisario general Fabián Perroni, y el fiscal Patricio Ferrari que llevó adelante la investigación.

COMENTARIOS