El juicio se llevó a cabo en el Juzgado Correccional 3 de Junín.
El juicio se llevó a cabo en el Juzgado Correccional 3 de Junín.
EN EL JUZGADO CORRECCIONAL 3

Pidieron una pena de tres años y seis meses de prisión para Renzo Rosetti

El joven está imputado por el hecho ocurrido el 17 de diciembre de 2016 en el cual Alejandra Gauna, de 44 años, falleció luego de agonizar casi un mes, producto de las heridas que le causó el impacto de la moto que la atropelló. La caratula es “homicidio culposo agravado”.

Ayer, en el Juzgado Correccional 3 Junín, a cargo del Dr. Jorge Cóppola, comenzó el juicio oral por la muerte de Alejandra Gauna, la mujer de 44 años que tras casi un mes de agonía falleció por las graves heridas que sufrió al ser atropellada por una motocicleta marca Yamaha, tipo Enduro, en Aristóbulo del Valle y Lebensohn.
La causa fue caratulada por el fiscal Javier Ochoaizpuro como “homicidio culposo agravado”. El miércoles 15 de agosto se conocerá el veredicto.
Por el siniestro vial, que ocurrió el 17 de diciembre de 2016 a las 21.56, está imputado el joven Renzo Rosetti quien fue capturado el 25 de enero de 2017 quedando aprehendido en Chacabuco y cinco días después fue excarcelado, aunque la investigación siguió su curso.
Según informaron tres testigos del hecho, el motociclista, a quien no pudieron identificar en ese momento ni ayer en el debate, circulaba haciendo willy por Aristóbulo del Valle cuando pasando la intersección con calle Lebensohn se llevó por delante a Gauna en sentido hacia avenida Circunvalación.
La casa de Rosetti fue allanada 30 días después del hecho de donde se llevaron dos motos tipo enduro Yamaha 125 y 250 que luego los peritos tomaron muestras de un pelo en la zona del motor y manchas pardorrojizas que no fueron suficientes para la comparación de los ADN.

Un testigo reconoció a Rosetti
Un hombre que iba circulando por la calle presenció el accidente y dijo no recordar el rostro del conductor de la moto hasta que le mostraron una foto de las redes sociales. En tres declaraciones distintas emitidas entre diciembre de 2016 y enero de 2017 indicó tres posibles colores distintos del rodado que atropelló a la mujer de 44 años.
Se trata de Rubén Basili quien la noche del 17 de diciembre iba circulando por 12 de Octubre cuando dobló hacia la izquierda por Aristóbulo del Valle y se encontró con una escena que no olvidará. “Vi venir a la moto Yamaha XTZ 125 haciendo willy en sentido contrario y en el momento que chocó a Gauna con la parte del motor. En ese instante el motociclista se subió y huyó rápidamente hacia 12 de Octubre donde dobló hacia la zona del barrio 11 de Julio”.
Cabe destacar que dos efectivos policiales (Pablo Roncati y Guiribuela) a bordo de un móvil del Comando Patrulla Rural que circulaban en el mismo sentido que Basili, fueron testigos del trágico hecho. En ese momento retrocedieron e intentaron perseguir al fugitivo sin resultado positivo, ya que lo perdieron de vista enseguida. “Era una moto XTZ 125 negra que cayó en nuestro costado izquierdo y el motociclista era de tez morena”.
Volviendo a las declaraciones de Rubén Basili, este testigo prosiguió: “Al otro día del accidente mi tía me mostró la foto del chico sospechoso y yo lo reconocí. Mi tía trabajaba en el supermercado ‘Día’ cuyos dueños tienen relación con Rosetti” a quien estando en la sala de audiencias no quiso girar y levantar la vista para reconocer delante de las partes, ya que “mi papá recibió amenazas para que yo no diga nada de lo que estoy diciendo ahora, pero él fue quien me dijo que diga lo que realmente yo sé”.
“Por la foto que vi en Faebook lo reconocí a Rosetti sin saber quién era, ya que el día del accidente no me acordaba de su rostro. Las primeras declaraciones que hice sobre el color de la moto fue en estado de shock porque me había quedado con la imagen de Gauna tendida en el suelo”.
Más adelante, en una rueda de reconocimiento judicial que se llevó a cabo en septiembre de 2017 “no lo señalé porque tenía miedo y sentía una presión mía. Hoy en día no tengo ninguna duda que es él”, dijo el testigo, que en un principio estuvo con identidad reservada.
Por su parte, Natalia Basili, tía de Rubén quien le mostró la foto de Facebook, explicó que el supermercado “Día” era de la suegra de Renzo Rosetti y con ella tenía “una relación laboral. Mi jefe me preguntaba si mi sobrino había visto algo del accidente en el cual su yerno estaba sospechado”. Y agregó: “Cuando Rubén vio la foto que le mostré me dijo que podría ser Rosetti, el motociclista”.
A fines de febrero de 2017, a más de dos meses del accidente y luego de la excarcelación de Rosetti, “en un momento mi jefa me citó a su casa donde me atendió su hija Tamara Puyol, novia de Renzo quien me dijo ‘cómo le estaba haciendo eso a la familia que la había dado todo’”.
“Después de eso comenzaron los maltratos y desde marzo de este año ya no trabajo porque presenté la renuncia como cajera”, concluyó.

Testigos en la escena
Gustavo Mussi, un vecino de esa zona, explicó en su testimonio que “esa noche salíamos de casa con la familia a cenar cerca de las 22 por calle Lebensohn hacia Aristóbulo del Valle por donde vi pasar a una moto que cruzó haciendo Willy. Cuando giré observé la moto caída y una persona joven que se subía y se iba en el vehículo que había quedado al costado izquierdo de Gauna, que pensé que estaba muerta”.
“El joven no era muy alto, tipo 1,70 metros, rapado a los costados de la cabeza y de tez morena. La moto tenía dos colores: oscura y blanca tipo enduro de 150 cc”, concluyó.
Gallardo, el dueño de una pizzería ubicada en calle Lebensohn dijo: “Vi pasar a la moto haciendo willy y cuando la embistió a Gauna, quien queda fuera de mi vista luego del impacto. Era una moto enduro XTZ que la golpeó con la rueda delantera y el motor. Cinco segundos más tarde cuando llegué a la esquina, la moto ya no estaba y me quedé hablándole a Gauna porque estaba muy mal pobrecita. La moto hacía un ruido tipo deportivo y creo que no tenía el caño de escape original”.
Juan Roldán estaba estacionado en Aristóbulo del Valle a bordo de su auto Fiesta blanco. “Estaba en mi auto y delante de mí pasó una mujer que cuando estaba cruzando la calle fue atropellada por la moto tipo YBR 125. Le pegó con el motor en la espalda de la chica. Sé que era ágil el joven porque se levantó rápido y se fue. Tenía el pelo corto y esto ocurrió”, dijo en su exposición frente al juez Jorge Cóppola y las partes (Fiscalía y abogados defensores).

Peritos
En su declaración la Dra. Mirta Mollo dijo que vio a Renzo Rosetti el 25 de enero de 2017. “Observé lesiones en fase de cicatrización y en la clavícula. Lesiones de codo, rodilla derecha y la persona mencionó que son lastimaduras sufridas, ya que corre en moto. No se puede determinar la data o por qué fueron causadas, es difícil saberlo, ya que había muchas cicatrices evolucionadas. En una persona joven, las heridas no tendrían que prolongarse más de 15 días para cicatrizar. Y después de 30 días son lesiones que curan”.
Por su parte la perito Lorena Nuozi explicó que el 25 de enero de 2017 hizo “las pericias en una moto Yamaha XTZ 125 azul en la cual observé raspones del lado izquierdo. En el motor encontré un pelo, manchas pardorrojizas e hice tres hisopados. Son manchas que podrían ser de sangre y elevé las pruebas para que le hagan el estudio de ADN, pero no fueron suficientes”.

Allanamientos
Adrián Domínguez, de la DDI, explicó: “Yo pedí las diligencias para allanar una vivienda de una persona (Rosetti) que había sido denunciada, al igual que otros sospechosos más que teníamos. Se incautó una moto Yamaha con el guardabarros salido”. Dijo no recordar al denunciante, ya que brindó la pista con identidad reservada en la DDI, por lo que el fiscal de la causa hizo un paréntesis y aclaró que solo se puede pedir la identidad reservada cuando se declara en la Fiscalía.
En una declaración de enero de 2017, Domínguez había dicho que Rosetti “se trasladaba alternando de casa en casa de sus parientes para eludir a la Justicia”. Ayer dijo que “fue una apreciación que hice en su momento”.
“Yo pedí los allanamientos y participé en uno en calle Sanabria donde se secuestró la moto Yamaha XTZ azul”, explicó.
Luego de la declaración del testigo reservado el 23 de enero de 2017, la DDI procedió a darle fin a la investigación tras los allanamientos.
Uno de los testigos de los operativos fue Leandro Fuego quien ayer prestó declaraciones en el Juzgado Correccional de Junín donde dijo conocer de vista a Renzo Rosetti. “Lo he visto en un taller de motos parado, pero nunca a bordo de un motovehículo. Estaba en Pasteur y Rivadavia cuando me subieron dos policías de civil para ser testigo del allanamiento”, dijo.
Cabe destacar que en su declaración de enero de 2017, Fuego había expresado haber visto a Rosetti en varias ocasiones haciendo willy con sus dos motos a quien conoce de vista. Ayer dijo no recordar haberlo visto hacer esa maniobra de poner la moto en una rueda y si era él.
Fue acusado por “falso testimonio” y trasladado de inmediato a la Seccional Policial quedando a disposición de la fiscal de turno, Dra. Vanina Lisazo.

Testigos fuera del lugar del hecho
Carlos Ruiz, vecino de Rosetti dijo que en la noche del 17 de diciembre de 2016 “lo vi llegar y entrar a su casa con una camioneta Isuzu en la cual llevaba tres motos. Recuerdo una Yamaha XTZ 250 azul y una de carrera 125 de la misma marca color azul y negro cerca de las 21.15. Media hora más tarde lo vi salir con dos bidones de nafta en un auto Renault Clío y no lo vi volver.
Tamara Puyol, novia de Renzo, dijo que esa noche quedaron en cenar. “Pedí una pizza por WhatsApp que la trajeron cerca de las 22.15. Mis papás me dejaron en su casa de pasada, porque iban a una cena, donde nos quedamos a dormir porqué al otro día corría. Luego de las fiestas Renzo corrió una carrera, antes de quedar detenido”.
Esa noche del 17 de diciembre “llegué 21.50 a su casa y la camioneta estaba guardada en el galpón donde divisé dos motos grandes y una chica. Es normal que vayamos a dormir en su casa, en la mía, en lo de la abuela o en la quinta”.
En relación a la reunión con Natalia Basili dijo que “se dio porque le contó a mi mamá que su sobrino estaba como testigo del hecho y no podía reconocer a ninguno. Cuando lo detienen a Renzo yo le pregunté por qué le mostró la foto a su sobrino y si tenía algo en contra nuestro. Natalia estaba preocupada porque su sobrino no podía reconocer al sospechoso”.

“Comimos y dormimos”
“Ese día fuimos a la Laguna a probar las motos para la carrera. Cerca de las 18 volví a casa, lavé las motos y tipo 21 guardé la camioneta con los vehículos encima. Agarré el auto de mi mamá, fui a la estación Santa Rita a llenar dos bidones con nafta. Me bañé, esperé a mi novia que llegó cerca de las 22 y a las 22.10, llegó la pizza; comimos y dormimos”, dijo el acusado en su relato.

Alegatos
En los alegatos el fiscal, Dr. Javier Ochoaizpuro pidió tres años y seis meses de prisión y siete años de inhabilitación para conducir. “No hay dudas de que fue Rosetti. Fuego, imputado por falso testimonio quiso embarrar la cancha. Todos dan un dato específico de los horarios, pero no reconocen otros detalles, ya que tienen memoria selectiva cuando se los saca de contexto y pierden credibilidad”.
“La moto es secuestrada 30 días después y un guardabarros que era el original de la XTZ 125. Mollo fue muy descriptiva sobre las heridas de Renzo y que eran de vieja data teniendo en cuenta que fue examinado 30 días más tarde, tiempo suficiente para una buena recuperación”, aclaró el fiscal.
La defensa a cargo del Dr. Orlando Muñoz Saggese pidió la absolución total de Renzo Rosetti. “Cinco testigos dicen que la moto se dio a la fuga por 12 de Octubre hacia el barrio 11 de Julio donde la moto desapareció. A los días de su detención pedimos un acercamiento de las cámaras de filmación hacia la moto en Arias, pero perdía calidad”, dijo el abogado.
“Pedimos la pericia de los teléfonos celulares y el fiscal se negó, al igual que el oficio para pedir la grabación en Santa Rita donde Renzo fue a comprar los bidones. Están las pruebas de WhatsApp donde pidieron la pizza y las de la empresa Claro que indican el lugar de ubicación del celular”, sostuvo.
“Por su parte la perito dice que las heridas son de vieja data. El conductor Roldán dijo que el motociclista era de estatura baja. En la imagen del video se observa que el motociclista no tiene tatuajes en la mano izquierda. Basili es un mentiroso: dijo que la moto era negra y luego blanca porque estaba presionado. Además dijo que el 18 de diciembre de 2016 su tía le exhibió la foto que en realidad se la mostró en la primera quincena de enero de 2017”, agregó.
“En ese momento el fiscal estaba de feria y le reservaron la identidad a un testigo sin la autorización del Juzgado de Garantías. Basili cambió la declaración el 20 de enero de 2017 explicando que la moto era azul reconociendo a Rosetti”, indicó.
“El subinspector Burela dio como cerrada la investigación con ocho sospechosos más. La pericia que es la realidad dio negativo, ya que no hubo calidad de los elementos pilosos ni de las manchas pardorrojizas”, confirmó.
Por último el abogado recordó la declaración de Domínguez quien dijo “que Rosetti pernoctaba en distintos domicilios para esconderse cuando mi defendido sigue trabajando en horario de atención al público. Además la moto no coincide con la del video y con respecto al guardabarros suelto, la realidad es que el vehículo fue comprado”.

COMENTARIOS