AYER, LA MADRE DEL RECLUSO ULTIMADO RETIRO EL CUERPO Y LO TRASLADO A CHIVILCOY

Habría dos presos involucrados por el crimen de Román Aguirre en la U.P. 13

La víctima tenía 23 años y hacía once días que había ingresado a la cárcel ubicada a la vera de la Ruta Nacional 188.

Ayer, la madre del interno Román Francisco Aguirre se hizo presente en nuestra ciudad, para reconocer y retirar el cadáver de su hijo, asesinado en miércoles por la tarde en el pabellón 8 de la Unidad Penal Nº 13 Junín de máxima seguridad.

Aguirre, de 23 años, había ingresado a la cárcel ubicada a la vera de la Ruta Nacional 188 el 12 del corriente y a los 11 días de su llegada al penal local, fue asesinado.

Al parecer, un par de reclusos, aplicando una ley no escrita de las cárceles, intentaron «marcar territorio» ni bien ingresó a la 13 el infortunado Aguirre y le pidieron les entregara las coquetas zapatillas deportivas que el luego ultimado tenía puestas.

Allí comenzaron los problemas entre Aguirre y otros internos y esos roces, hicieron eclosión anteayer, con trágicos resultados, ya que el joven de 23 años fue atacado, presuntamente por otros dos internos, y falleció debido a los «puntazos» que recibió con «facas» en distintas partes de su cuerpo, más algunos golpes contundentes, especialmente en la cabeza. Las lesiones hechas con el elemento punzo-cortante, le provocaron la muerte a Aguirre cuando era trasladado de urgencia al Hospital Interzonal de Agudos «Dr. Abraham Félix Piñeyro». La víctima estaba procesada por el delito de «homicidio calificado» por el Tribunal Oral Criminal N° 2 del Departamento Judicial de Mercedes.

El crimen

De acuerdo a lo informado desde el Servicio Penitenciario Provincial, poco después de las 16 del miércoles, el extinto -quien había fijado domicilio en Chivilcoy-, recibió varios puntazos y fue derivado de inmediato al Hospital Interzonal de Agudos, pero falleció antes de llegar al centro asistencial, en la ambulancia que lo trasladaba al ex Regional. Las autoridades judiciales en turno y policiales se constituyeron rápidamente  en el establecimiento carcelario, junto al prefecto Luis Martino (jefe de la U.P. 13) y comenzaron la etapa de investigación para esclarecer el caso.

El hecho está a cargo del fiscal en lo Criminal de turno del Departamento Judicial Junín, doctor Carlos Colimedaglia, quien durante varias horas trabajó en el penal ubicado a la vera de la Ruta Nacional 188, junto a sus colaboradores y personal de la D.D.I. Junín.

Román Francisco Aguirre se encontraba detenido desde el 12 de diciembre de 2002 y había llegado a la 13, reiteramos, el 12 del corriente, sin saber que a los 11 días, encontraría la muerte.Las heridas punzantes que recibió fueron en la zona torácica, abdomen y tetilla izquierda y, además, recibió fuertes golpes en el rostro y también habría sufrido una fractura en la nariz.

COMENTARIOS