El joven herido de bala ayer fue trasladado al HIGA en una ambulancia.
El joven herido de bala ayer fue trasladado al HIGA en una ambulancia.
EXTREMA VIOLENCIA

En un mes hubo tres heridos de bala en Junín por ataques con armas de fuego

Ayer, un joven de 25 años recibió un disparo en el hombro izquierdo en calles Bozzetti y Ameghino. El 22 de mayo Luciana Dinardi fue agredida por su ex pareja y milagrosamente fue dada de alta. Desde hace un mes, Rocío está internada en el HIGA por dos tiros que recibió y será operada.

En la tarde de ayer, un joven de 25 años recibió un disparo de arma de fuego a la altura del hombro izquierdo por lo que debieron intervenir personal del Comando Patrullas y UPPL.
Según informaron testigos del hecho, que ocurrió en calles Bozzetti y Ameghino, varios sujetos habrían estado confrontando mediante una discusión en la vía pública cuando uno ellos sacó un revólver y le disparó a otro.
Por fortuna, el herido no corría riesgo de vida ya que el proyectil no dañó ningún órgano vital ni le produjo pérdida de sangre. Fue trasladado al Hospital Interzonal por una ambulancia de Intermed a cargo del Dr. Vilches.
Una vez en el nosocomio local, este hombre intentó darse a la fuga cuando todavía no había sido atendido ni revisado por médicos de urgencias.
Las fuerzas policiales habían dispuesto un operativo cerrojo y ayer, tras un eficaz allanamiento, dieron con el presunto autor.

Luciana Di Nardi
Lo que era un tranquilo atardecer en la zona céntrica de Junín se quebró de golpe, cuando un hombre atacó con al menos tres balazos a su ex pareja, Luciana Dinardi quien resultó herida y tendida en la vereda, abandonada por el agresor que huyó en su automóvil y finalmente se quitó la vida.
Exactamente a las 18.17 del 22 de mayo último, en calle 25 de Mayo 238, entre Bernardo de Irigoyen y Cabrera, Raúl Taghón, interceptó frente al hotel "Laguna" a Luciana Dinardi (30 años), quien trabaja como enfermera a pocos metros de allí, en la Clínica Centro.
La chica, quien se dirigía a un gimnasio, fue brutalmente zamarreada y ante la defensa que intentó (tratando de escapar), su ex marido la atacó a balazos, disparándole a quemarropa, para luego escaparse de la zona.
La mujer fue auxiliada por personas que a esa hora circulaban por el lugar y fue trasladada enseguida a la Clínica donde trabaja, quedando internada en principio fuera de peligro, ya que los dos balazos con un revólver calibre ´32 que la alcanzaron, uno en el hombro y otro a la altura de la cervical, no dañaron órganos vitales, por lo cual se la estabilizó y no tuvo que ser intervenida quirúrgicamente. Milagrosamente, dos días más tarde fue dada de alta y regresó a su casa.
En tanto, Taghón, quien huyó en el automóvil Chevrolet Cruze blanco, fue encontrado sin vida en una propiedad del barrio "Real", donde residía. Se suicidó con un disparo en la cabeza (con una escopeta monocaño calibre ´16), tras lo cual se derivó el cuerpo a la morgue judicial, para realizar la autopsia de rigor en estos casos.

“Me miró y me disparó”
Pocos días después, el domingo 27 a las 18.15 una adolescente de 16 años fue herida de bala luego de que dos hombres se pelearan en la vía pública: uno de ellos, con frondoso prontuario delictivo, esgrimió un arma de fuego y disparó en dos oportunidades contra la joven que estaba en la vereda con su bebé en brazos en la intersección de calles Sanabria y Quintana.
Según habían informado los familiares de la menor a este diario, la joven no volvería a caminar debido a que uno de los balazos impactó en la médula espinal lo que le provocó una parálisis desde la cintura hacia las extremidades inferiores.
Si bien en un principio, no se le podía extraer el proyectil alojado en la médula por el riesgo que eso implicaba, ahora los médicos tomaron la decisión de llevarla al quirófano, ya que se le produjo una seria infección a la altura de la columna.
“Gracias a Dios, dentro de la desgracia que sufrió, está internada estable en terapia intermedia. Uno de los proyectiles pudo ser extraído de su cuerpo y el otro no porque le hizo estallar la médula y es imposible operarla, ya que si la tocan puede morir en el quirófano”, habían indicado los familiares, antes de presentarse la infección.
Según informó a Democracia la madre de la adolescente, Carolina Beneitez, el próximo miércoles, y tras varios estudios, Rocío será operada en el Hospital Interzonal por el Dr. Carlos Zanardi.
Esta nueva complicación que comenzó a padecer Rocío hace algunos días, le estaba generando fiebre y problemas en la salud debido a que la infección, provocada por la bala alojada en su espalda, podría trasladarse a otras partes del cuerpo como al cerebro, explicaron. “Lo bueno es que ahora le bajó la fiebre, pero estamos muy nerviosos por la operación”, expresó la madre.
Este lamentable hecho ocurrió en el barrio Fonavi. La causa está caratulada como “intento de homicidio doblemente agravado”, tramitada en la Fiscalía del Dr. Esteban Pedernera.
Por su parte, el agresor, con un frondoso prontuario delictivo, continúa prófugo de la Justicia y es intensamente buscado por las fuerzas policiales.
“Este tipo estaba discutiendo con otro hombre en la calle, que le dijo: ‘mirá si vas a sacar un fierro que hay criaturas acá’. Ahí se sintió el primer disparo. La víctima había quedado adentro de un auto estacionado, dándole el pecho a su bebé, que a su vez quedó a la par del vehículo donde bajó el malviviente”, informaron.
“Cuando ella bajó y cerró la puerta, este sujeto la miró y le efectuó el primer disparo. Luego, volvió a cargar y la baleó por segunda vez. No se entiende por qué le disparó a la menor y no al tipo con quien discutía. En ningún momento ella quedó en el medio de los disparos”, aclararon.

COMENTARIOS