EL PROYECTIL ALOJADO PRODUJO UNA INFECCIÓN

El miércoles operan a la joven baleada

Si bien en un principio, a la joven que fue baleada el 27 de mayo en la vía pública en el barrio Fonavi, no se le podía extraer el proyectil alojado en la médula por el riesgo que eso implicaba, ahora los médicos tomaron la decisión de llevarla al quirófano, ya que se le produjo una seria infección a la altura de la columna.
Según informó a Democracia la madre de la adolescente, Carolina Beneitez, el próximo miércoles, y tras varios estudios, Rocío será operada en el Hospital Interzonal por el Dr. Carlos Zanardi.
Esta nueva complicación que comenzó a padecer Rocío hace algunos días, le estaba generando fiebre y problemas en la salud debido a que la infección, provocada por la bala alojada en su espalda, podría trasladarse a otras partes del cuerpo como al cerebro, explicaron.
Lo bueno es que ahora le bajó la fiebre, pero estamos muy nerviosos por la operación”, expresó la madre.
Cabe destacar que uno de los dos proyectiles que recibió la adolescente de 16 años pudo ser extraído durante los primeros días de internación en el Hospital Interzonal donde aún continúa alojada, ahora a la espera de una nueva operación que los médicos querían evitar debido a al riesgo por ser una zona “delicada”.
Esa zona es la médula espinal que hasta ahora le había provocado la parálisis desde la cintura hasta las extremidades inferiores. De esta manera, el martes 12 de junio iba a ser trasladada a una clínica de rehabilitación de Junín, iniciativa que tuvo que ser postergada.
Este lamentable hecho ocurrió el domingo 27 de mayo a las 18.15, en la intersección de calles Sanabria y Quintana donde la menor de 16 años recibió dos disparos de arma de fuego.
La causa está caratulada como “intento de homicidio doblemente agravado”, tramitada en la Fiscalía del Dr. Esteban Pedernera.
El agresor, con un frondoso prontuario delictivo, continúa prófugo de la Justicia y es intensamente buscado por las fuerzas policiales.

COMENTARIOS