UNA MODA DELICTIVA QUE LLEGÓ A JUNÍN DESDE EL CONURBANO

Inhibidores, el nuevo sistema de los ladrones de vehículos

Se trata del uso de bloqueadores de señales que impiden el cierre centralizado de vehículos. Desde mayo pasado empezaron a aparecer con mayor frecuencia los casos de hurtos.

La Policía Bonaerense atrapó, desde mayo de 2017, a varios grupos criminales que usaban inhibidores de alarmas para robar las pertenencias de los dueños de automóviles estacionados en la vía pública o en centros comerciales.
Se trata de un sistema inalámbrico que impide la activación de la alarma, el cierre o la apertura de vehículos, mediante el bloqueo de la señal entre el control remoto de la víctima y el receptor de su auto.
En Junín trascendió que en las últimas semanas, un automóvil estacionado sobre calles Belgrano y Guido Spano fue víctima de un frustrado robo con esta modalidad, ya que la dueña no había dejado pertenencias en el interior del habitáculo cuando había descendido a una peluquería de la zona.
Otro caso que sucedió en esta ciudad, los delincuentes, que serían de Rosario, pudieron hacerse de una cartera.
La metodología del procedimiento delictivo: en el marco de lo ocurrido en nuestra ciudad, se pudo saber que un automóvil se estaciona en cercanías del rodado a robar, desde donde los delincuentes utilizan estos inhibidores pasando desapercibidos hasta que los ocupantes descienden y se alejan sin notar nada extraño.
Ya en ausencia de los automovilistas, los malvivientes aprovechan para ingresar al vehículo y cometer el ilícito.
Tan importante es el incremento de la modalidad delictiva apoyada en el uso de inhibidores de alarmas que los responsables de seguridad de la mayoría de los centros comerciales del Conurbano reforzaron las medidas para evitar que los asaltantes apliquen esa tecnología en sus estacionamientos.
En un importante supermercado del Conurbano, los responsables del área de seguridad colocaron carteles con la leyenda: "La empresa no se hace responsable por los daños, robos o hurtos en su vehículo. Por favor, asegúrese de cerrarlo con llave".

Otros casos
En marzo pasado, dos asaltantes, de 21 y 50 años, fueron apresados en la ciudad de Campana después de que se apoderaron de los objetos de valor que una mujer había dejado en su camioneta Toyota Hilux, que había estacionado en la esquina de Varela y Alberdi. Tras la denuncia de la víctima, los investigadores solicitaron las grabaciones de las cámaras de seguridad municipales y al revisar las imágenes los efectivos policiales advirtieron cómo un sospechoso abría las puertas de la camioneta sin mayores inconvenientes. Los policías siguieron a los sospechosos, que se movilizaban en Fiat Adventure rojo, hasta un hotel situado en la calle Alem.
Según fuentes policiales, al acusado de 21 años se le secuestró un inhibidor del sistema de bloqueo de activación de alarmas de vehículos, mientras que al otro imputado le secuestraron cinco inhibidores tipo llaveros, documentación, un handy portátil Boafend con inhibidor para sistemas de cierre centralizado de vehículos y una cartera de cuero perteneciente a una de las víctimas. Los policías determinaron que ambos sospechosos habían llegado una semana antes desde Córdoba y que habían robado varios vehículos con la misma modalidad.
En julio de 2017, efectivos de la Jefatura Distrital Tigre apresaron a dos ciudadanos chilenos de 31 años que robaron al menos dos vehículos con la utilización de inhibidores de alarmas. Los hurtos ocurrieron en el centro comercial Nordelta. Al revisar las cámaras de seguridad, los policías advirtieron la presencia de un Toyota Etios gris con dos ocupantes, quienes se alternaban para bajar y abrir las puertas de los vehículos que robaban.
Al seguir la pista del automóvil en el que se movilizaban los sospechosos, los policías establecieron que había sido alquilado en el aeropuerto de Ezeiza. Los detenidos contaban en su país con un importante prontuario por robos.
Dos meses antes, en el mismo centro comercial, policías apresaron a una pareja de ciudadanos colombianos acusados de robar computadoras y objetos personales al dueño de un Renault Clío y también la computadora MacBook de Apple y dos tablets de Apple al dueño de una camioneta Kia Sorrento.

COMENTARIOS