Osmar Bazán dialogó con TeleJunín.
Osmar Bazán dialogó con TeleJunín.
BRUTAL FEMICIDIO EN 2015

“A mi hija me la dieron en una bolsa"

Así lo expresó con dolor el padre de Ludmila, Osmar Bazán, en diálogo con TeleJunín. Mañana comienza el juicio contra cinco imputados.

¿Cómo se siente en este tiempo que ha transcurrido?
- Estoy mal. Estos años fueron como llevar una mochila que no se me va a ir nunca, la voy a tener de por vida y me la voy a llevar conmigo. A Ludmila me la mataron de una manera terriblemente horrenda.
Duele decirlo pero lo tengo que decir porque en este momento no me va a solucionar nada, y espero que se haga justicia por ella para que descanse en paz.
Su hija que tiene 9 años se va a criar sin su mamá que cuando sea grande no va a tener a quien recurrir porque lo más grande que puede tener uno son los padres y ella lo único que tenía era a Ludmila.
Por ahora tiene a su abuela y abuelo que no vamos a vivir toda la vida para que ella pueda criarse como uno quiere. Cuando vaya a la escuela o a donde sea, no va a poder decir ‘tengo mi mamá’.

- ¿Cómo era Ludmila?
- Yo sé que siempre lamentablemente, el fallecido pareciera que tuviera la culpa. Yo digo que todos tenemos defectos y virtudes.
Ludmila era una chica muy reservada, muy buena persona y no le hacía mal a nadie. Luchó en su vida porque de chiquita nació con un problemita de salud. Se la llevó al Garrahan todos los meses y luego todos los años para que se recuperara y viviera como una persona normal. Se había curado bastante y había salido. Ella le daba gracias a Dios todos los días que estaba viva.
Era una persona muy servicial, no molestaba a nadie, tenía su moto, el Gobierno le había dado una pensión para que pudiera vivir por el problema hormonal que tenía y luchó siempre por su vida.
Yo sé que se han dicho muchas cosas pero así y todo, la persona de su vida hace lo quiera. Nadie tiene derecho a quitarle la vida a nadie y de la manera en que lo hicieron: la golpearon, la asfixiaron y le dieron más de veinte puñaladas.
Después el cuerpo lo tiraron en un basural donde había fuego, por lo que quedó con toda la cara quemada. Me la dieron, lamentablemente, en una bolsa negra de nylon porque no la podían armar de todo lo que le habían hecho. Cuando me avisaron, yo no podía creer que fuera mi hija.
Tengo un hijo que trabaja en el Hospital a quien le avisé, fue a la morgue, mientras yo estaba en la DDI. Yo le dije que quería verla porque no podía creer que fuera ella.

- ¿Qué le ha dicho el fiscal?
- Me dijo que el acusado que está preso, Gustavo Silvestre Núñez Ibarra, fue el autor del hecho y que los otros tres son cómplices que están acusados de encubrimiento. Me dijo que pide perpetua y me dijo que es una pena de 35 a 50 años de prisión de cumplimiento efectivo.
Yo digo que está bien porque yo pienso que la persona que hace eso tiene que sufrirlo en carne propia. Después le pregunté qué va a pasar con los acusados de encubrimiento y me dijo que en ese caso le corresponden 10 años a cada uno y que es lo que va a pedir.
Confío en él, en mi abogada y en los jueces.
No sé si me va aliviar el dolor, pero quiero que mi hija descanse en paz. Uno siempre cree en Dios y todos los 21 le tengo que llevar una flor que ella me tendría que llevar a mí. Me cambió la vida a mí y a mi familia.

COMENTARIOS