MAÑANA, EN EL TRIBUNAL ORAL CRIMINAL Nº 1 DE JUNÍN

Comienza el juicio por el femicidio de Ludmila Bazán

El hecho ocurrió en diciembre de 2015. Un vagabundo había encontrado el cadáver de la joven de 23 años en un basural. Hay tres albañiles imputados por homicidio y abuso sexual.

Mañana comienza el juicio oral y público en el Tribunal Oral Criminal 1 de Junín contra tres albañiles de nacionalidad paraguaya, acusados del asesinato de Ludmila Ayelén Bazán de 23 años el 21 de diciembre de 2015.
El cuerpo de Bazán fue hallado a mediatarde por un indigente que fue a buscar residuos a un basural ubicado detrás del complejo de la Sociedad Italiana, sobre un camino vecinal, a pocos metros del Parque Industrial, cerca de las vías en desuso que llevaban a Agustín Roca años atrás.
La joven, que era madre de una nena de siete años, fue encontrada sin vida con un profundo corte en el cuello y varias heridas de arma blanca.
Comanda la investigación el fiscal de turno del Departamental Judicial Junín, Dr. Sergio Manuel Terrón, quien ordenó a los encargados de las tareas investigativas una serie de medidas procesales concretas, entre las que se incluyeron allanamientos, y que el episodio sea recaratulado como “femicidio con alevosía y ensañamiento”.
Los sujetos acusados venían, desde la Villa 1-11-14, a nuestra ciudad a realizar trabajos de albañilería en el Proyecto Alvear, donde la víctima fue asesinada en un loteo, embolsada y arrojada en un basural cercano.
La detención de los imputados se realizó en el barrio Padre Respuela, ocasión en la que se procedió también al secuestro de elementos de importancia para la investigación.

La joven había abandonado su casa
Luego de encontrar el cadáver, el hombre alertó al personal policial y se montó un amplio operativo, determinándose tras las primeras investigaciones, que Ludmila se había ausentado de la casa en la que vivía junto a su madre y su hijita, cerca de las 21 del domingo 20 de diciembre, a bordo de una motocicleta de su propiedad.
Aparentemente, Bazán tenía una cita con un hombre y no regresó a su hogar. Por eso su familia había radicado una denuncia, caratulada inicialmente como "averiguación de paradero", hasta que algunas horas después se halló su cuerpo, a un costado de un camino rural entre Junín y Agustín Roca, entre unos pajonales del mencionado.

Móvil pasional
Por ahora, la que más pesa es la hipótesis pasional. “Todas las heridas fueron en el rostro, como queriendo borrar una imagen”, había señalado Terrón en ese año.
Los pesquisantes llegaron a dar con los imputados gracias al sistema israelí de entrecruzamiento de llamadas telefónicas.
La operación de autopsia estableció que la muerte se produjo por asfixia mecánica, constatándose además múltiples lesiones contusas y cortantes a nivel de rostro y cuello.

COMENTARIOS