Se entregó y declaró un linqueño acusado por la muerte de su hijo
EN LA PLATA

Se entregó y declaró un linqueño acusado por la muerte de su hijo

Se trata de Diego Villanueva, quien se encuentra imputado en la causa por el fallecimiento de un nene de 7 años, después de que éste cayera de un séptimo piso. El pequeño tenía síndrome de Down.

El 10 de octubre del año pasado, Renzo Villanueva, un niño de siete años con síndrome de Down, había muerto tras haber caído por una ventana del departamento de su padre, ubicado en el séptimo piso de la calle 9, entre 55 y 56, en La Plata. Para la Justicia, no ha sido un accidente y apunta como principal responsable al propio padre, Diego Villanueva, quien, en la noche de este viernes, quedó detenido junto a Rosa Martignoni, su actual pareja.

Villanueva es un linqueño radicado en La Plata, quien, junto a Martignoni, está acusado de los delitos de “Homicidio simple” y “Homicidio calificado por el vínculo”. Ambos se entregaron en la Departamental de Investigaciones de La Plata. La orden de detención había sido extendida el 19 de diciembre último, pero aún no se había efectivizado, ya que ambos habían recurrido a la denegatoria de la eximición de prisión, que finalmente quedó confirmada este viernes por la Sala IV de la cámara platense.

Las detenciones habían sido solicitadas por el fiscal que instruye la causa, Marcelo Romero, tras haber recibido el informe elaborado por la Policía Científica y la DDI de La Plata, en base a la reconstrucción de la caída del menor, que no había descartado la participación de un tercero en la muerte del niño, por lo que la causa había sido recaratulada como “Homicidio”, ya que, para los peritos, el niño “necesariamente debió tener una velocidad inicial, producto de un impulso”.

En su declaración, Villanueva reafirmó su postura de que se había tratado de un hecho “accidental”. Declaró que había visto a Renzo cuando “estaba trepado al balcón y casi en el aire”, y presentó fotos en las que se podía observar a su hijo jugando normalmente y con movilidad propia. También manifestó que tenía una excelente relación con su hijo.

Según había detallado meses atrás en su primera declaración, su hijo “estaba jugando en una habitación que da a un patio interno, cuando, presuntamente, se le cayó un juguete”, por lo que se habría “asomado por la ventana, perdió el equilibrio y cayó”.

Por su parte, Martignoni se descompensó en la reunión previa con sus abogados y se negó a declarar.

Ahora, la fiscalía tiene quince días para analizar el caso y los testimonios, y luego expedirse sobre si corresponde la prisión preventiva de la pareja, mientras que los abogados de Martignoni pueden solicitar una nueva audiencia o bien optar porque su defendida no declare.

Para Ángela Donato, madre de Renzo, no hay dudas de que el padre lo arrojó por la ventana, afirmación que había respaldado en las veces que lo había denunciado cuando el chiquito volvía de las visitas con hematomas y golpes.

“Renzo venía golpeado; él era violento, tuvo dos perimetrales, la última venció en febrero”, había dicho Donato. Y había afirmado que el nene “le tenía terror a la altura; creció en un departamento con un ventanal el doble” de grande y “conocía el departamento del padre”, ya que “siempre” iba allí en sus visitas.

Fuente: Diario La Posta

COMENTARIOS