Matías Ronzano, el piloto de la aeronave
Matías Ronzano, el piloto de la aeronave
AERONAVE DESAPARECIDA EN EL DELTA DEL PARANÁ

Siguen buscando al empresario de Bragado, al piloto linqueño y a la avioneta en la que volaban

Matías Aristi es hijo del dueño de la compañía Aibal SA dedicada a la venta de insumos, acopio de cereales y siembra en Bragado, 25 de Mayo, Saladillo y General Alvear. En tanto, quien comandaba es el piloto Matías Ronzano, oriundo de la vecina ciudad de Lincoln.

Personal de Prefectura, de Gendarmería y de la Administración Naval de Aviación Civil (ANAC) continuó ayer la búsqueda de la avioneta desaparecida anteayer, con tres personas a bordo, en la zona del Delta, poco después de haber partido del aeródromo bonaerense de San Fernando con destino a la provincia de Formosa.
Voceros de la ANAC informaron que las tareas de búsqueda de la aeronave, desaparecida de los radares cinco minutos después de haber despegado de San Fernando el lunes por la tarde, se reiniciará hoy al amanecer.

Según trascendió, en la aeronave, que es propiedad de una empresa agropecuaria de Bragado, viajaba el hijo del dueño junto a dos pilotos. Los ocupantes del turbo hélice bimotor marca Mitsubishi matrícula LV MCV son Matías Aristi, hijo del hijo del dueño de la compañía Aibal S.A., y los pilotos Matías Ronzano (30 años), de la ciudad de Lincoln, y Emanuel Vega (de 25), de Bahía Blanca.
La búsqueda "se retomó a las 8.10 (de ayer) por la zona ubicada entre los ríos Luján y Paraná de las Palmas, ya que la hipótesis es que podría haber tenido un siniestro a poco de salir, porque la última comunicación fue por celular de uno de los pasajeros a los cinco minutos de despegar", precisaron los voceros del área de Búsqueda y Salvamento.
Las tareas habían comenzado por la tarde y continuaron hasta las últimas horas de la noche, aunque sin poder lograr ninguna señal de la avioneta, una turbo hélice bimotor marca Mitsubishi matrícula LV MCV, que salió de San Fernando, en el norte del conurbano bonaerense, a las 14.30 y tenía como destino la localidad formoseña de Las Lomitas.
Aibal, en palabras de su presidente Javier Aristi, es "una empresa familiar, fundada en 1973 y dedicada la venta de insumos, acopio de cereales y siembra en Bragado, 25 de Mayo, Saladillo y General Alvear". Al ser consultados por un matutino porteño, desde la compañía se negaron a brindar información sobre el episodio.
Según medios de Bragado, la empresa Aibal es propietaria de un campo en Formosa y hacia allá viajaban Aristi y los pilotos.
La avioneta privada biturbo hélice partió el lunes cerca de las 14.30 rumbo al aeropuerto de Las Lomitas, en la provincia de Formosa, donde debería haber arribado pasadas las 18.30, lo que nunca ocurrió.
Voceros del Ministerio de Transporte de la Nación confirmaron que la nave no apareció, como trascendió en horas del mediodía, y que las fuerzas de seguridad continuaban con la búsqueda en una amplia zona.

Habría fallado el instrumental
Fuentes judiciales señalaron que en el ultimo contacto que tuvo la nave con la torre de control se le advirtió que estaba a una altura muy arriba de lo indicado.
En una breve comunicación con el controlador de la torre de control, que luego se interrumpe, este le dijo al piloto que no lo visualizaba en la pantalla y luego le pidió que regresara para que pudieran chequear el instrumental que estaría fallando. En tanto, un avión dijo haber visto a la avioneta en el aire poco después del despegue.
Interviene el juzgado federal a cargo de Sandra Arroyo Salgado y el fiscal Fernando Domínguez. Según informó, testigos dijeron haber escuchado dos explosiones en la zona del Delta, a unos 17 kilómetros de San Fernando.
Según fuentes policiales, algunos isleños dijeron haber escuchado dos explosiones cerca del parador náutico Saiba, donde se da la confluencia del Arroyo Dorado y del río San Antonio.
El sonido se habría producido a la misma hora en que se registró la última señal del celular de uno de los ocupantes y un helicóptero de Prefectura sobrevoló la zona en busca del aparato y de posibles sobrevivientes.
La máquina "tiene un sistema de balizas que al tocar el agua se activa una señal en forma inmediata que es detectada por los radares, pero nada de eso sucedió".
"Es todo muy raro, pudo haber aterrizado en la zona del Delta en donde no hay señal y no llegan los radares", dijo Claudio Carbone, experto en aeronáutica.
"Lo raro es que a los cinco minutos del despegue se le pidió al piloto que cambiara la frecuencia pero jamás respondió", destacó Carbone.
El personal de Búsqueda y Salvamento continuará hoy con el rastrillaje de la avioneta en todo el norte de la provincia de Buenos Aires.
El Ministerio de Defensa coordinó con la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) la puesta a disposición de un Helicóptero MI-171 para colaborar en las tareas de búsqueda y rescate.
El personal involucrado son dos pilotos, un mecánico, tres operadores de grúa y tres nadadores de rescate. Los MI-171 E son aeronaves de características excepcionales para tareas de transporte y rescate y se destacan por su gran capacidad de carga, ya que están habilitados para transportar 26 pasajeros, cargas de hasta 4.000 kilos en su interior o de hasta 5.000 kilos mediante un guinche exterior.
Estos helicópteros son empleados en tareas de búsqueda y rescate, lucha contra incendios, patrullaje terrestre y marítimo y transporte de hasta 12 heridos en camillas.

COMENTARIOS