LOS DELINCUENTES GOLPEARON ADEMAS AL CONDUCTOR DE UN MERCEDES BENZ 1933

"Piratas del asfalto" robaron carga de un camión lechero en inmediaciones de Junín

Los ladrones armados eran tres y se llevaron parte de la leche transportada y dinero en efectivo.

Un camión lechero de la empresa "Guillermón Hermanos" fue robado por "piratas del asfalto" en el vecino distrito de Rojas, hecho que aún no lograron esclarecer los efectivos policiales intervinientes.
El hecho ocurrió en inmediaciones del cruce de las Rutas Provinciales 31 y 45, cuando el vehículo de carga, un Mercedes Benz 1933 con semirremolque, se dirigía hacia Río Cuarto, provincia de Córdoba.
Tres malvivientes abordaron el camión y obligaron al chofer a detener la marcha.
La víctima, identificada como Carlos Rubén Villareal, de 35 años de edad y residente en la planta urbana de General Rodríguez (Buenos Aires), fue golpeado por los delincuentes, quienes además lo privaron de la libertad durante varios minutos.
Luego de una verdadera odisea, Villereal fue liberado en un tramo de la Ruta 31, a unos 10 kilómetros de la localidad de Carabelas, en el mismo distrito rojense.
En las inmediaciones estaba abandonado el camión pero faltaba dinero y parte de la carga láctea transportada.

Se alzaron con un
botín de $ 40.000

Un nuevo asalto con-mociona a la vecina localidad de Dudignac (Partido de 9 de Julio), la cual está preocupada por la ola de inseguridad que se registra en la zona rural de ese distrito.
Según se denunció, tres delincuentes que portaban sendas armas de fuego entraron a la vivienda de calle Islas Malvinas, residencia de dos septuagenarios.
Se trata de Enrique Gualdesi y de su esposa, Elida Edith Velázquez, quienes fueron obligados a entrar en la casa contigua, donde vive su hija y su esposo el comerciante Williams Badaracco, de 51 años.
En pleno asalto llegaron los hijos mellizos de Ba-daracco, de 15 años de edad, y después Liliana Edith Gualdesi, de 46.
Todos ellos fueron reducidos inmediatamente y en pocos minutos, los marginales pudieron apoderarse de unos 40.000 pesos en efectivo, teléfonos móviles y una camioneta Renault "Kangoo", que posteriormente abandonaron en la ciudad de 9 de Julio.
Pese al alerta irradiado y al operativo "cerrojo" montado, el personal policial actuante no pudo aprehender a los malvivientes.

Dos encapuchados
asaltan a una familia

Dos encapuchados, portando un revólver, ingresaron en la vivienda de calle Ramón Poratti 1043 de 9 de Julio, en momentos que Agustín Gallo Llorente (25 años) y su madre Clara Elena Fogar (de 63) estaban mirando televisión.
Los ladrones intimidaron a madre e hijo y revolvieron todas las dependencias del inmueble, logrando apoderarse de dinero en efectivo, tras lo cual se dieron a la fuga.
En otro robo fue víctima Carlos Segura (56 años), chófer de remis de la agencia "Los Triyi", ubicada en calle 25 de Mayo 1281.
Desde la base de la remisería, Segura salió con tres pasajeros que lo obligaron a conducir hasta la prolongación de calle Ur-quiza, en sección de quintas nuevejuliense.
Allí lo apuntaron con un revólver y le robaron dinero, un teléfono móvil, un Handy, dinero y efectos personales. Huyeron del lugar, y se llevaron las llaves del automóvil.
Por otra parte, una motosierra "Sthill 06" y dos cajas de herramientas fueron hurtadas a Oscar Alfredo Correa (32), de un inmueble de calle Juan XXlll 628 de 9 de Julio.
Además, de la casa de Fernando Mesquino, sita en calle Pueyrredón entre Santa Fe y Corrientes, hurtaron dinero.
Hechos esclarecidos

Siempre en 9 de Julio, detuvieron a un joven de 20 años, por estar imputado de un "robo calificado", cometido el 29 de marzo del año 2007.
El hecho ocurrió ese día cuando José Luis Maldo-nado salía de un kiosco ubicado en la calle Garmendia entre 25 de Mayo e Irigoyen.
En la ocasión, el aprehendido y otro sujeto, mediante amenazas con un arma blanca, le robaron dinero y otros efectos personales, y se dieron a la fuga en ciclomotor.
En tanto, en Chacabuco fue recuperada una "riño-nera" que sustrajeron a un hombre de la localidad de Rojas, cuando se encontraba en esa ciudad disputando un partido de paddle, en instalaciones del Club Porteño.
Según se informó, quien poseía el elemento robado era un joven de 20 años, que al ver en su cercanía al jefe distrital de Policía, Gerardo Pichinenda, salió huyendo de la esquina en la que se encontraba (Reconquista y Pueyrredón), arrojando la riñonera robada a la vereda.
La misma contenía documentación personal, cheques y un teléfono celular, que a la brevedad fueron reconocidos por el damnificado rojense, quien así los recuperó.

COMENTARIOS