None
PERSONAJES DE NUESTRA CIUDAD

Mary La Dulce: la Primera Dama de la movida tropical cumple 40 años en la música

Arrancó a los 12 años y desde entonces no paró. Con más de 30 discos grabados y una rica carrera, se ganó un lugar en el ambiente artístico. Su mirada sobre la cumbia. Hay un estilo propio de Junín”, asegura.

Hace décadas que Mary Estela Cardoso dejó de lado su nombre completo.
Primero fue simplemente Mary, más adelante Mary y su Cuarteto, hasta que adoptó Mary La Dulce, un nombre que ya se convirtió en un clásico de la música tropical.
Arrancó en la música con apenas 12 años y desde entonces forjó una carrera que la llevó a convertirse en la verdadera Primera Dama de la música tropical en nuestra ciudad y la región, con una notable inserción a nivel nacional, que acaba de cumplir cuarenta años de trayectoria ininterrumpida.

De Córdoba a Junín

Mary nació en Hipólito Bouchard, un pequeño pueblo de la provincia de Córdoba en donde vivió hasta los ocho años.
Es la segunda de tres hermanos, hija de un matrimonio conformado por un ferroviario y una ama de casa, quienes se habían conocido en la época en que don Cardoso era cantante de tangos. “Tenía una voz con mucho cuerpo y bien de tanguero, y yo heredé eso”, dice Mary.
Luego, la familia se mudó a Huinca Renancó, donde la pequeña Mary concurrió a un colegio en el que había un coro, al pudo concurrir desde un comienzo: “Estudiábamos vocalización tres veces por semana y el coro para mí era hermoso, porque yo siempre quise cantar”.
Efectivamente, su deseo por el canto se manifestó desde muy pequeña. Cuando se vinieron a vivir a Junín (siempre por cuestiones laborales de su padre) Mary tenía 11 años y a los 12 ya era la vocalista de una banda. Es que ella en su casa solía poner la música que le gustaba en el tocadiscos y cantaba encima de las canciones con todas sus fuerzas. Cerca de su casa ensayaba el Grupo Rojo, que por entonces era muy conocido, y cuando sus integrantes pasaban por ahí, la escuchaban. Como les gustaba lo que oían, en una oportunidad tocaron el timbre y le pidieron permiso al padre de Mary para que ella cantara en el grupo.
Al principio Cardoso no quiso, pero después aceptó la propuesta con la condición de que también incluyeran a su otro hijo en la banda y les aclaró que él los iba a acompañar a todos lados, porque eran muy chicos.
Mientras tanto, cursó su escolaridad en la Escuela Nº 18, hizo el Secretariado Comercial, Peluquería y Cosmetología.

La música

Permaneció tres años en el Grupo Rojo –donde hacía canciones de ritmo latino– y luego, con el auge de la música tropical, pasó a cantar en el Cuarteto de Plata. “Empecé a escuchar más esa música, Los Wawancó, El Cuarteto Imperial, y grupos de Córdoba, como Las Minifaldas, Las Chichís, y otros”, evoca.
Más adelante, conformó el grupo Mary y su Cuarteto. Tocó algún tiempo con ese conjunto, y una noche se presentaron en el mismo escenario con Eleuterio Pigliapoco –un ícono de la música por aquel entonces– quien, luego de escucharla, le preguntó si le gustaría grabar un disco.
Para Mary “eso era un sueño”, así que Pigliapoco hizo el contacto con la compañía Europhone. “A partir de entonces, don Eleuterio fue como un padre para mí”, reconoce la artista.
El primer disco fue “Mary, la sensación del año”. Posteriormente, grabó unas 15 placas con esta importante discográfica. “Me hacían grabar hasta dos discos por año”, exclama Mary.
De a poco fue aumentando la cantidad de shows, convocando a más y más gente.
Según dice, en aquellos años, “el furor se dio con el tema ‘El pollito pío pío’”, aunque también es autora de otros numerosos éxitos.
Después de Europhone, grabó con Record Music, DBN, Ecosound, Garra, y un CD que hizo con la compañía CN.
En total, editó 33 discos y está por publicar el trigésimo cuarto, que saldrá en muy poco tiempo, aunque no se sabe si será por Leader Music o por Garra.
Entre sus pergaminos, Mary remarca que alguno de sus trabajos los grabó en el Estudio Pira, el más grande de los que hay en Córdoba y que es utilizado por los mejores del género, como ‘La Mona’ Jiménez o Sabroso.
En tanto, Mary destaca que su socio musical es Julio ‘Grillo’ Núñez, que empezó siendo su músico cuando él tenía 16 años y aún hoy la acompaña en sus grabaciones.

Vaivenes

Por supuesto, en sus más de cuatro décadas como cantante, Mary pasó por diferentes etapas.
“Mi mejor época –recuerda– fue hace unos 20 años, cuando el tema “El taqui taqui” fue furor, porque fue promocionado en ATC, y con eso recorrimos todo el país, algo que yo ni soñaba. No tengo palabras de agradecimiento para la compañía DBN porque me pagaba el avión a todos lados: Bariloche, Salta, Jujuy, Mendoza, San Juan, etcétera”.
Mary asegura que ella empezó a cantar antes que otras artistas famosas de su género, como Gladys ‘La Bomba Tucumana’ o Lía Crucet: “Cuando ellas arrancaron en Buenos Aires, yo ya tenía grabados más de diez discos con Europhone. Lo que pasa es que yo siempre trabajé mucho en la zona de Rosario y en otras partes del país, pero no fui a la Capital, eso era algo que no me interesaba porque trabajaba muchísimo”.
De hecho, su fama se extendió más allá de los límites de nuestro país, llegando a hacer giras por Uruguay, el sur de Brasil, Paraguay y Chile.
“Tuve ofrecimientos para irme a vivir a Colombia –cuenta– donde la cumbia es un género muy fuerte, algo que se ve en la popularidad de las sonoras, que son los grupos que hacen esa música allá. Pero yo no quería dejar a mi país, mi ciudad, ni mi familia”.
Como contrapartida, Mary también atravesó momentos difíciles: “Cuando se inundó todo acá, por ejemplo. En ese momento yo tenía todas las giras armadas por esta zona y había que buscarle la vuelta para hacer shows en otros lados”.
También fue complejo cuando se pusieron de moda otros tipos de música, y la cumbia pasó a tener una consideración menor. “Ahí tocaba un fin de semana y estaba otros dos parada”, grafica.
Pero Mary tiene otros oficios que le permitieron sortear los malos momentos, y en ese sentido, la peluquería y la cosmetología le ayudaron mucho.

Experiencias

Entre los muchos lugares que pisó Mary como artista, están los estudios de televisión: estuvo en América 2 en incontables oportunidades, y también fue invitada por Juan Carlos Mareco a un programa con otros artistas tropicales, como Pocho La Pantera, Alcides y Badi.
También estuvo ternada para los premios Carlos Gardel y ACE. En este último caso, Mary recuerda que compartió la terna con Gladys ‘La Bomba Tucumana’, Lía Crucet y Noelia: “A mí me habían dicho que mi disco ‘Besos de Fuego’ era el ganador, aunque a último momento se lo dieron a Gladys”, comenta enigmática.
Sin embargo, asevera que ésa fue una noche “maravillosa”, y explica: “Compartí la mesa con artistas muy queridas, como Tormenta y Noelia. Además, conocí a Sandro, María Martha Serra Lima, Sergio Denis, Valeria Lynch, que siempre fue mi ídola. Y ese fue el mejor premio que me podía llevar”.

La música tropical

Mary reconoce que “en algún momento se menospreció a la música tropical, porque parecía que podía hacerlo cualquiera”. Sin embargo, considera que en la actualidad “es distinto” porque “hay unos músicos y cantantes bárbaros, santafesinos, cordobeses, que suenan de una manera increíble”.
Con todo, considera que ella tiene un estilo propio: “Siempre le canté al amor, con alguna picardía pero de manera muy sutil. Por eso yo tengo tanto trabajo también en fiestas privadas, porque mis letras no son tristes pero tampoco son desubicadas, pueden escucharlas los chicos y los grandes. Y en cuanto a lo musical, yo creo que hago cumbia juninense”.
Respecto de ese tema, destaca que en nuestra ciudad hay una gran tradición de este género que se remonta a Eleuterio Pigliapoco, continuó con Osvado ‘Corazón’ Gaitán, Rubén ‘Sensación’ Citterio y la propia Mary ‘La Dulce’, y que en la actualidad tiene sus referentes en ‘Los Reyes del Cuarteto’ y ‘Los Chicos Piratas’.
“En un momento –comenta– en Buenos Aires se hablaba de la cumbia juninense porque es distinto a lo que se toca en Santa Fe, en Córdoba o en Buenos Aires. Acá tenemos un estilo propio”.

Balance

En la actualidad, Mary está “trabajando mucho”.
Y al momento de hacer un recuento de su carrera, se muestra satisfecha: “Con la música hice lo que a mí siempre me gustó. Si no viajé o no me instalé en otros países, fue porque no quise. Yo no le doy prioridad solamente el dinero, también está mi familia, mis compañeros. Yo siento que me gané un nombre y un respeto en el ambiente musical. Eso lo veo entre las bandas nuevas y los músicos jóvenes, porque veo la deferencia con la que me tratan. Agradezco todos los días a Dios por la vida que me tocó. Si tuviera que morir hoy, diría ‘Gracias Dios mío’, porque me permitió vivir de lo que yo amé toda mi vida. Y además, tener una familia que me contenga y me apoye, porque esto no es tan fácil para una mujer”.

COMENTARIOS