None
ECONOMÍA

Los famosos fondos buitre ¿son o se hacen?

Si hacemos un poco de historia, recordaremos sobre el default de los bonos argentinos. En el verano del 2001, luego de la sucesión de varios presidentes, se declara el no pago de la deuda externa. Resultado: Argentina en default.
Para algunos, un éxito rotundo de la soberanía nacional contra el imperialismo capitalista. Para otros, una decisión no del todo deseable aunque ya se preveía un triste y solitario final.
Durante el año 2003, durante la presidencia de Néstor Kirchner, el ex ministro de Economía Roberto Lavagna realizó una primera oferta a los tenedores de bonos en default.
Se les propuso una quita promedio del 75% del valor de la deuda. La misma fue rechazada. Luego, para el año 2005, se volvió a la carga y se les ofrecieron a cambio de los títulos en mora tres tipos de bonos nuevos: bono par (sin quita de capital original adeudado), bono cuasi par (con una reducción del 30% del capital original adeudado) y bono descuento (con una quita del 66% del capital original adeudado).
Estos bonos, además, ofrecían una compensación adicional, ligada al crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI). El éxito fue tal que el porcentaje de aceptación de la renegociación alcanzó al 76% del monto adeudado.
Después, en el año 2010, se volvió a lanzar un nuevo canje de deuda: a los inversores institucionales se les ofreció un nuevo bono discount con una quita del 66% y a los inversores individuales, un bono a la par sin quita. Para ambos casos, el bono estaba atado al PBI. El nivel de adhesión al canje se ubicó por encima del 97%.

Definición

Una y otra vez, se escucha en estos días hablar de fondos buitre. Pero ¿qué es un fondo buitre? Un fondo buitre es un fondo de capital de riesgo o fondo de inversión que invierte en una deuda pública de una entidad que se considera débil o cercana a la quiebra.
El modus operandi de los fondos buitre consiste simplemente en comprar en el mercado deuda de gobiernos y empresas al borde de la quiebra, normalmente a un valor que oscila entre un 20% y un 30% de su valor nominal, para luego “apretar” por el pago del 100% de este valor. En otras palabras, mediante la especulación financiera, los fondos buitres compran títulos de deuda de países en default (o cercano a ella) para luego litigar en fueros internacionales e intentar cobrar la totalidad del valor de los bonos.
Esto es lo que ha venido sufriendo la Argentina. En octubre de 2012, una consecuencia importante fue la retención de la Fragata Libertad en Ghana a pedido del fondo NML Capital Limited por el incumplimiento del pago de la deuda por parte del gobierno argentino.
Luego de la apelación por parte de nuestro país, quedó firme el fallo del juez norteamericano Tom Griesa, donde dictaminó que la República Argentina había violado la cláusula `pari passu` , es decir la igualdad de condiciones con los demás bonistas.

La reapertura

El Gobierno Nacional se decidió a reabrir el canje de la deuda de bonos en default para permitir que el 7% de quienes no ingresaron a los canjes anteriores se puedan incorporar. Y dar así una vuelta de página a la historia económica argentina, solucionando el tema para no generar más dolores de cabeza a los responsables de las políticas económicas.
En el periodo 2003-2012 el Gobierno ha pagado $173.700 millones de dólares, tanto al sector público nacional, sector privado extranjero y nacional como a organismos internacionales, incluido el Fondo Monetario Internacional (FMI).
La gran incógnita se genera por la decisión del Gobierno de cambiar la sede de pago de los bonos permitiendo evitar eventuales embargos. Algunos escépticos sobre la nueva propuesta mencionan como un default técnico el cambio en la legislación de fondo.
Endeudarse, en sí mismo, no es malo ni bueno, sólo depende con que finalidad se utilice. Acceder a financiamiento conlleva la responsabilidad de usar correctamente esos fondos, sobre todo si quien toma esa deuda es un gobierno. Las acciones de endeudamiento combinadas con diversas herramientas de política económica deben estar dirigidas al crecimiento y al desarrollo del país.
Creo que es algo positivo pagar a los deudores que quedaron fuera del canje del año 2005 - 2010, porque es una señal muy fuerte hacia los mercados internacionales de que Argentina decidió integrarse nuevamente al mundo financiero internacional.


COMENTARIOS