None
ENFOQUE

El “mercado climático” americano

Pocos días atrás el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) presentó su primera estimación de oferta y demanda mundial para el ciclo 2013-2014.
En ella se destaca una fuerte recomposición de la oferta de los principales commodities, que a pesar de proyectarse consumos también con igual tendencia, permitiría acumular un nivel de existencias que pone en peligro el actual esquema de precios.
Mientras que en trigo se espera una mejora en la producción la cual alcanzaría los 700 millones de toneladas, motorizado por la oferta de los países ex soviéticos que luego de un año con problemas climáticos esperan una producción muy importante.
Así los consumos mundiales se proyectan en torno a los 695 millones de toneladas y un nivel de stocks también en aumento de más de 186 millones de toneladas.
En maíz y soja la situación es similar. En el primero de ellos se espera un récord de 965 millones de toneladas con consumos creciendo en menor medida y una fuerte acumulación de stocks que pasarían de 125 a 155 millones de toneladas.
Por lo tanto, en este caso son los Estados Unidos los que cambiarían el panorama mundial por la fuerte presencia de su producción en el total.
Para este ciclo se espera una mejora en ese país de más de 76 millones de toneladas respecto al año pasado donde la cosecha fue diezmada por una fuerte sequía.
Si bien ello es bajista para los precios, los operadores desconfían de alcanzarse esos guarismos, dadas las condiciones climáticas actuales, donde parte de la región productora americana está bajo el agua y el resto continúa con una sequía de importancia.
Ello llevó a que las siembras del maíz presenten un notable atraso, empezando a impacientar a un mercado que comenzó a tomar protecciones de cobertura ante alzas inesperadas.    
Algo similar se da en la soja donde también se espera un nuevo récord de producción. En este caso, los Estados Unidos el principal productor mundial presenta un atraso aún mayor en la implantación de los cultivos, que hace temer se puedan alcanzar los rendimientos esperados.   
En este "mercado climático" que imprime una altísima volatilidad en las cotizaciones, es muy importante el seguimiento del desarrollo de los cultivos en el hemisferio norte en las próximas dos semanas.
De continuar las actuales condiciones parecería desvanecerse la idea de una súper-cosecha y por ende de una baja generalizada de las cotizaciones.
Ello es fundamental en este momento del ciclo, particularmente para las decisiones que tome el productor argentino. Es imprescindible, que se tengan buenas señales en los precios de los granos y los oleaginosos a fin de encarar el nuevo año agrícola.
La suba del costo de implantación y comercialización, sumado a la incertidumbre del futuro precio de los arrendamientos, redujo sensiblemente los márgenes de la mayoría de los cultivos, por lo cual un incremento en los precios internacionales sería  fundamental para mejorar la ecuación productiva.
   

COMENTARIOS