La familia de Videla pidió pacificación y concordia

A una semana de la muerte del dictador Jorge Rafael Videla, su familia pidió "una oración por la pacificación" que "permita la concordia entre los argentinos".
La esposa, hijos, nietos y bisnietos de Videla agradecieron también "la inmensa cantidad de expresiones de solidaridad y condolencias" recibidas "de tanta gente" por la muerte del represor.
"Hacemos votos y pedimos una oración por la pacificación de los espíritus que nos permita la concordia entre los argentinos", remarcaron los familiares de Videla.
Estas expresiones se hicieron a través de un aviso fúnebre publicado en el diario La Nación, en cuyo inicio se recordó que Videla "murió en el penal de Marcos Paz".
"Agradecemos la inmensa cantidad de expresiones de solidaridad y condolencias que hemos recibido de tanta gente, en su gran mayoría no allegada a nosotros", puntualizó la familia del dictador muerto.
En el aviso fúnebre no se informó el lugar del sepelio de Videla, que continuaba siendo una incógnita por la decisión familiar de mantener en reserva el destino de sus restos. Videla, de 87 años, falleció en su celda del pabellón de condenados y procesados por delitos de lesa humanidad, que hay en el penal federal de Marcos Paz, donde cumplía una condena unificada a reclusión perpetua.
Jefe del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, que derrocó a la presidenta constitucional María Estela Martínez, viuda del general Juan Domingo Perón, Videla se convirtió en presidente de facto hasta 1981, cuando fue sucedido por el general de división Roberto Viola.

COMENTARIOS