OPINION

¿Y las bicisendas?

En el año 2008, en el seno del Concejo Deliberante, se aprobó un proyecto de comunicación dirigido al Departamento Ejecutivo, tendiente a ordenar el estacionamiento para automóviles sobre mano derecha de la calzada y sobre mano izquierda bicisendas y motos, con la correspondiente señalización. Por esta comunicación, se solicitaba al Departamento Ejecutivo a efectos de que tenga a bien determinar, por medio de la secretaría o dependencia comunal competente, distintas áreas y zonas de la ciudad donde el estacionamiento sea sólo posible sobre la mano derecha de la calle, mientras que el sector izquierdo se utilice para la circulación de bicicletas y motociclistas, teniendo características de bicisendas y motosendas, con el fin de prevenir y evitar accidentes. También se pidió la respectiva señalización y campaña publicitaria de concientización hacia la comunidad.
El concejal Ismael De Luca, al hacer uso de la palabra, expresó, en aquella oportunidad, su satisfacción por la aprobación de esta iniciativa del Frente para la Victoria, “teniendo en cuenta que en la ciudad de Junín, el Hospital está destinando un alto presupuesto para atender los heridos en accidentes de tránsito de la ciudad”. El edil dijo que esta iniciativa “permitiría integrar en un sistema educativo tanto a los peatones como motociclistas, ciclistas y automovilistas. El hecho de que se establezca un estacionamiento en la mano derecha y una bicisenda y motosenda en la mano izquierda, contribuirá a disminuir notablemente el número de accidentes de la ciudad”. En ese momento, el doctor De Lucca, concejal del Frente para la Victoria señaló que “cuando los argentinos razonemos y nos demos cuenta realmente de la pérdida social y económica que acarrean los accidentes, quizás allí comprendamos la seriedad con que debemos llevar adelante este proyecto para poder paliar, por lo menos en nuestro partido, esta problemática tan acuciante”.
En septiembre del año pasado, el secretario de Gobierno, Mauro Gorer, informó que el proyecto de la instalación de bicisendas en Junín: “Es un proyecto que está siendo evaluado. Está dentro de las alternativas de modalidad urbana que manejamos. De todas maneras es un estudio que debemos realizar en profundidad para no cometer errores. Por eso no podemos anunciar una fecha”. Para el ex director de Inspección General, Miguel Chami, la instalación de bicisendas era un tema muy complejo. “En mi opinión personal, creo que el problema principal está en que las calles de Junín son muy angostas. Entonces si se instalan las bicisendas habrá que realizar una reforma importante. Por ejemplo se tendría que eliminar el estacionamiento en uno de los costados”.
Hoy, a casi 4 años desde de la aprobación del proyecto de comunicación no ha habido avances en la implementación de las bicisendas en nuestra ciudad.

¿Por qué Junín necesita bicisendas?

Hay muchas razones por las cuales Junín es un lugar ideal para la instalación de bicisendas:

• Según una investigación realizada por DEMOCRACIA, en la actualidad, el uso de la bicicleta como medio de transporte es una tendencia que lentamente se reinstala en la ciudad. En efecto, cada vez más juninenses eligen la bicicleta, por motivos económicos, de salud o por razones laborales. En las bicicleterías se admite que se venden cada vez más y más unidades.

• Sólo en Junín, hay más accidentes que en Pergamino, Chivilcoy y Chacabuco, juntas. En 2011 se registraron 1.694 colisiones en nuestra ciudad. Si se suman los choques de las otras localidades en el mismo período, arroja un total de 1.450. En Chivilcoy, una ciudad que trabaja fuertemente en el mejoramiento del tránsito, se implementó en 2004 el Plan Estratégico de Seguridad Vial, con una batería de medidas que apuntaban a dar respuestas a esta problemática. Entre ellas, se destaca la demarcación de bicisendas en un radio de nueve cuadras tomando a la plaza como centro. Con este programa, en Chivilcoy bajaron notablemente los accidentes, dado que en 2003 se registraron 500, en 2007 se produjeron 273 y en 2011 se registraron 150.

• La falta de transporte público y las dificultades para su establecimiento refuerzan la necesidad de contar con una alternativa que sea eficiente para solucionar el problema, económica y rápida de implementar.

• La bicisenda tiene bajos costos de implementación y trae muchos beneficios para la sociedad: permite transportarse sin contaminar el medioambiente, de una manera muy económica que, a la vez, da muchos beneficios a la salud de los ciudadanos.
• El relativo pequeño tamaño de Junín hace que a muchos lados se pueda acceder en bicicleta en tiempos razonables lo que agrega otro motivo más a favor de su implementación.

Esperemos que, desde el municipio, se tomen rápidamente las medidas necesarias para la mejora del tránsito y para la disminución del número de accidentes, lo que requiere, entre otras cuestiones, el urgente trazado de bicisendas a lo largo de las principales calles de nuestra ciudad.

COMENTARIOS