La limitación a la reelección indefinida, un valor de la democracia
OPINIÓN

La limitación a la reelección indefinida, un valor de la democracia

La limitación a la reelección indefinida debe ser considerada un valor de la democracia ya que la alternancia en el poder tiene que ser uno de los ejes fundamentales de cualquier proceso democrático.

Los que hemos actuado en política bien lo sabemos; en algunas provincias todavía hoy existen gobernadores que llevan muchos años en sus cargos como si fueran “patrones de estancia”, con las consecuencias negativas que esto trae aparejado a cualquier proceso democrático. La alternancia en el poder es una virtud indelegable, ya que protege la transparencia en la gestión pública y evita los negocios personales del funcionario de turno.

En la provincia de Buenos Aires hace ya algunos años se limitó la reelección de los intendentes a dos períodos consecutivos, con la excepción del primer período de aplicación donde, por la fecha de promulgación de la ley, se permitió un tercero. 

En estos días se conoció que algunas fuerzas políticas estarían en conversaciones para modificar esta ley y permitir ampliar las reelecciones por más períodos.  De ser cierto esto, estaríamos retrocediendo nuevamente en algo que, como dije, es uno de los valores más importantes de la democracia. No se puede permitir que los intendentes se transformen en señores feudales de su ciudad perpetuándose en el poder indefinidamente.

La permanencia en un puesto de liderazgo en cualquier institución, clubes, entidades intermedias, sociedades de bien público, gremios, etc., siempre terminan mal. Los actos de corrupción aparecen y lo que empezó como una gestión exitosa se transforma en un lugar para los negocios personales. Y, lo que es peor, a estos tipos de líderes no les interesa la formación de sucesores porque quieren seguir aferrados a su liderazgo.

Hay que oponerse fuertemente a cualquier intento de modificar la ley en este tema porque de otra manera estaremos dando pasos atrás en lo que se ha logrado. La alternancia es la mejor forma de mantener una democracia sana y justa.

Aldo García López
DNI 4974484

COMENTARIOS
Cuadernos archivados