Ya tocamos fondo
TRIBUNA DEL LECTOR

Ya tocamos fondo

La situación de la Argentina hoy nos provoca a todos los que habitamos este suelo una sensación de angustia y desesperanza. Después de los procesos de golpes militares que finalizaron en 1983, todos pensamos que se terminaba ese periodo oscuro en la Argentina y que con el advenimiento de la democracia nos esperaba un tiempo de bonanza y de crecimiento sostenido. Qué lejos estamos de esa expectativa imaginada, ya que hoy nos encontramos, como dice el título de esta nota, tocando fondo, sí, creo que no exagero. Hemos llegado a un punto en el cual la situación del país nos está provocando un grado de desaliento y de impotencia que nunca vivimos y no creo que esto sea consecuencia de la pandemia que nos agobia, sino que es producto de las malas gestiones de gobiernos que no han sabido o no han querido hacerlo y a los hechos me remito.
Hemos llegado a superar más del 40% de pobres y siete de cada diez chicos son pobres, una situación realmente insostenible para un país como la Argentina. Nuestro PBI no crece desde hace más de cinco años, la tasa de desocupados está alrededor del 16% de nuestra población activa, la tasa de inflación se estima que este año estará alrededor del 50%, el nivel de endeudamiento con el FMI ha superado los niveles históricos, los niveles de ingreso per cápita han caído en picada llegando hoy a estar al nivel de países sudafricanos, los subsidios a muchas personas y el congelamiento de las tarifas de los servicios públicos han llegado a niveles insostenibles incrementando el gasto publico provocando un constante aumento del déficit fiscal del Gobierno, podría seguir mencionando algunos indicadores más que avalan lo que dije anteriormente.
Ahora, digo, nos vamos a quedar con esta situación que nos golpea duramente o intentaremos revertir esta realidad. Y digo también que debemos hacernos cargo de la parte que nos corresponde, en ese sentido debemos acordar que la sociedad argentina muestra una tendencia recurrente a caminar por la ilegalidad y al no cumplimiento de normas jurídicas, morales y sociales, y esto se inicia allá por el año 1930, cuando la Corte Suprema de ese entonces convalida el golpe militar reconociéndolo como un Gobierno de facto, justificándolo en que esas acciones podían ser ratificadas por un Gobierno constitucional, transformando al máximo tribunal en un aliado de los golpistas. 
El desafío entonces hacia adelante será en principio modificar nuestras conductas, volver a  retomar el ejemplo de dirigentes como el del Dr. Elpidio González, vicepresidente en el periodo 1922/28, quien nunca quiso cobrar su sueldo y rechazó una jubilación de privilegio y terminó en la pobreza. Aclaro que cualquier similitud con algún vicepresidente de hace algún tiempo reciente es pura coincidencia. 
Amigos lectores: este es el primer paso que debemos exigir a los futuros dirigentes que asuman el poder en nuestro país, una conducta intachable, privilegiar la conducta, la ética y la moral en todos sus actos de gobierno. Creo que es un paso imprescindible para comenzar una salida del pozo al cual hemos llegado. Tenemos hombres y mujeres con el talento necesario para lograrlo, sepamos elegirlos.

Aldo García López
DNI 4974484

COMENTARIOS