El Intendente no tiene una planificación de la ciudad a futuro
OPINIÓN

El Intendente no tiene una planificación de la ciudad a futuro

La distancia entre las necesidades reales de la ciudad y los proyectos de obras del Intendente cada vez es más grande. Recientemente nos enteramos que parte de los recursos que enviará la Provincia al municipio se destinarán treinta millones de pesos al embellecimiento de San Martín, la avenida más bella de Junín, y cincuenta millones al espigón de la Laguna, lo que sería para festejar si el resto de la ciudad estuviera en condiciones mínimamente aceptables. Pero eso no es así.
Lo cierto es que hay barrios donde las calles de tierra no se arreglan desde hace meses. No hay un solo anuncio para completar el cordón cuneta en Avda. La Plata, obra que permitiría conservar el alcantarillado que Junín ya afrontó costosamente y que se está deteriorando por falta de mantenimiento.
Tampoco se prevé hacer nada en Mayor López, Capilla Loreto, Los Almendros, José Hernández, 11 de Julio o el barrio Almirante Brown donde cualquiera que transite unas pocas cuadras experimentará las dificultades de esos vecinos para salir y volver a sus casas todos los días.
El Intendente tiene derecho a gastar como quiera el Fondo de Infraestructura Municipal que le otorga el Gobierno de la Provincia, pero le pedimos que abra los ojos para ver las condiciones en que se encuentra gran parte de Junín. La colocación o el cambio de luminarias, por materia de seguridad, son algunas de las verdaderas demandas que tienen hoy muchos barrios de la ciudad.
Notamos que el Intendente no tiene en su cabeza un proyecto de ciudad a futuro, no tiene un Plan Estratégico para pensar dónde o en qué dirección invertir y hacer obras estructurales. Junín, por su ubicación geográfica, debería, entre otras cosas, tener escrito un plan productivo, con aliados como la Unnoba, el Parque Industrial y escuelas técnicas. El gran desafío -pospandemia- de las ciudades será cómo explotar sus recursos para generar trabajo y producción.
Si existiera ya el Consejo Económico y Social, cuya creación estamos proponiendo hace muchos meses, las decisiones sobre cuáles son las prioridades a corto, mediano y largo plazo sería mucho más lógica. Mientras tanto, debería escuchar a los concejales de la oposición, que representan los intereses de los vecinos en la misma proporción que el oficialismo.
El otro destino que podría darle Pablo Petrecca a esos fondos es cumplir con algunas de las tantas promesas que hizo en su campaña 2015 y 2019. 
Finalizar el Hogar de Protección para mujeres víctimas de violencia de género es una de ellas.
¿Cuántas sendas peatonales pintó esta gestión desde que Petrecca se disfrazaba de cebra para prometerlo? Ahí hay otra tarea prioritaria olvidada por el Intendente que solo apuesta al estacionamiento medido para intervenir en el tráfico desordenado.
Lo que nosotros le pedimos al Intendente es que no se aísle del Pueblo de Junín, que los escuche y luego de escuchar recién decida qué hacer con los abundantes recursos de los que dispone. En Junín hay vecinos que solo se enteran que hay un gobierno local cuando reciben la boleta de las tasas municipales, mientras otras zonas de la ciudad gozan de todas las comodidades. Es hora de equilibrar un poco.

(*) Concejala por el Frente de Todos de Junín. 

COMENTARIOS