COACHING

La pobreza de la queja

Para crear abundancia en nuestras vidas tenemos que empezar por nuestras palabras, ellas generan y crean realidad.

Andar quejándose por todo amarga la existencia, la nuestra y la ajena. Si lo que hacemos es enfocarnos en las cosas negativas, entonces no podremos ponerle atención a todo lo bueno que tenemos en nuestras vidas y sólo tendremos más pobreza y carencia.
Hay personas que se quejan porque les falta dinero, pero tienen el tesoro de la familia que los ama. Otros se quejan de que están solos, pero no dan las gracias porque al menos duermen en un techo seguro y su mesa está llena de comida. Y no hace falta que mencione la queja en la que vivimos con el coronavirus, en lugar de sentir gratitud por tener salud. No estamos siendo conscientes de que otras personas podrían estar deseando tener lo que despreciamos o no valoramos.
La gratitud no significa conformismo, sino, aprender a ser agradecido para disfrutar con más plenitud las cosas buenas que la vida nos regala, aún sabiendo a lo que nos gustaría llegar, conseguir y construir, preparándonos para perseguir nuestros objetivos. También sé que es fácil decirlo, y no tan sencillo de hacer cuando todo parece estar acabado o no estamos viendo la manera de seguir adelante, cansados de intentar e intentar, pero es posible.
Todo tiene un proceso, y si empezamos a cambiar nuestra actitud por una más positiva y de gratitud, ya es un comienzo para estar un paso más cerca. Para crear abundancia en nuestras vidas tenemos que empezar por nuestras palabras, ellas generan y crean realidad.
Detrás de las palabras, están nuestros pensamientos y detrás de ellos nuestras creencias, que son las que más de una vez nos hacen sufrir y nos limitan o inhabilitan para conseguir aquello que queremos, como ser feliz. Y recordemos que según como nos hablemos a nosotros mismos despertamos emociones y sentimientos que son los encargados de nuestra acción. Encontremos lo positivo para estar agradecidos por nuestras dificultades y se convertirán en nuestras bendiciones. La abundancia es parte de tu ser y vos podés crearla.

(*) Coach educativo, neurosicoeducadora, coach emocional
Instagram: @danielatrech

COMENTARIOS