Mandar fruta
MARKETING APLICADO

Mandar fruta

El discurso publicitario como herramienta.

Muchos utilizan la expresión despectiva “es puro marketing” para indicar una mentira. En la misma línea se habla de “mandar fruta” como atajo que señala a quien dice cosas sin fundamento. Hoy lo tomo para ejemplificar la masificación del discurso publicitario como recurso comercial.
Vivimos agobiados y las estadísticas sobre la cantidad de estímulos que recibimos desde que nos levantamos hasta que nos acostamos se actualizan todo el tiempo. Números crecientes que obligan a nuestro cerebro a un ejercicio cada vez más exigente, separar “la paja del trigo”. Ante esta situación, es importante que sepas que podés tener el mejor producto del mundo pero si no sabés venderlo será solo un secreto. Ojo al piojo, “publicarlo” no es lo mismo que “publicitarlo”, en el medio hay una chispa, algo que posibilita la conexión entre tu mensaje y la gente.
Si recorremos las calles de nuestra ciudad podemos encontrar alguno de esos estímulos creativos, yo incluso les saco fotos. Una democratización de las ideas que celebro. Ya no es territorio de las industrias artísticas o el ámbito del espectáculo ahora emprendedores y pequeños comerciantes lo aplican.
Desde el histórico “Hoy no se fía, mañana si” hasta el efectivo “Hay tomates de Junín”, “Llegó el camión” o, en tiempos de pandemia el infalible “Todo de Rosario y Junín” (dato de JS). Argumentos, “chamuyos” que cuando responden a una realidad son funcionales al negocio.
Hoy reinvindico el recurso y si quieren denostarlo adelante, mientras tanto nosotros ayudamos a nuestros clientes a hacer buenos negocios. No se trata de engañar sino de decir las cosas de otro modo para hacerlas más atractivas. Tranquilos muchachos, quienes prometan algo que después no puedan cumplir lograrán engañar a algunos por un tiempo pero no a todo el mundo todo el tiempo (sic). Una rica frutilla, una buena pera o cerezas bien sabrosas. Mandemos fruta, de la buena, de Junín.

COMENTARIOS