None
COACHING

Aluvión emocional

Somos humanos y eso nos hace seres emocionales, tenemos altibajos y no todo el tiempo experimentamos emociones agradables o positivas, sino que también experimentamos emociones desagradables o negativas que por lo general las queremos evitar o reprimir.
Sería genial poder apretar una tecla “delete” y eliminar lo que nos resulte desagradable de nuestras vidas, pero eso no nos lleva a la felicidad, y es necesario experimentarlo para acercarnos cada vez más a las emociones positivas. Hay emociones negativas que no podemos descuidar o pasarlas por alto porque pueden generar problemas mayores a nuestra salud. Todas las emociones son importantes ya que aparecen en nuestras vidas por alguna razón.
Las emociones negativas como miedo, tristeza, ansiedad, culpa, celos, envidia, vergüenza, nos permiten prepararnos para poder afrontar cualquier situación de peligro y daño. Pero son emociones desadaptativas cuando ese peligro no es real. En cambio, las emociones positivas como alegría, amor, cariño, humor, promueven nuevas conductas además de generarnos optimismo y felicidad. Todas las emociones tienen la función de brindarnos información al experimentarlas, siendo adaptativas las que surgen en el presente movilizando la energía necesaria en respuesta a una situación, convirtiéndose en desadaptativas aquellas que se vuelven crónicas generándonos gran malestar.
Hacer una reinterpretación cognitiva, es decir, volver a interpretar esa información, nos permite que una situación amenazadora o alarmante sea transformada pudiendo de esta manera disminuir la carga emocional. Las emociones negativas debilitan nuestro sistema inmune, por eso la importancia de poder gestionarlas para nuestro bienestar y desactivarlas para que no perduren mucho tiempo desequilibrándonos.
Clasificamos todo el tiempo en positiva o negativa nuestra realidad y según esta clasificación, valoración que percibimos, será mi estado emocional. Para pasar a lo agradable hay que experimentar lo desagradable sin quedarnos anclados allí. Tenemos, como seres humanos, la capacidad de entrenar nuestra mente para que no se aferre a pensamientos que nos hacen esclavos de nosotros mismos.

(*) Coach educativo, neurosicoeducadora, coach emocional.
Instagram: @danielatrech

COMENTARIOS