Una cuota de prudencia
OPINIÓN

Una cuota de prudencia

El hermano del intendente de Junín debería ser más prudente al hablar de los jubilados y del gasto del Estado. Fue director de la Anses durante cuatro años, representando a un gobierno que constantemente fue deteriorando y degradando la calidad de vida de los jubilados más desfavorecidos.
En los cuatro años de gobierno macrista, la suma de las inflaciones anuales escaló por encima del 170%, mientras que la suma de los aumentos de los jubilados solo el 135%, por lo que la pérdida de poder adquisitivo fue alevosa. Inclusive cuando analizamos con más detalle el aumento de los precios, podemos llegar a la conclusión de que el daño fue aún mucho peor, porque los alimentos, medicamentos y tarifas de luz y gas aumentaron mucho más que el promedio de la inflación, afectando directamente la calidad de vida de los jubilados que tenían menos ingresos.
El presidente Alberto Fernández, tanto en el proceso de campaña electoral como en su mensaje presidencial, ha manifestado que debemos atender la urgencia que están atravesando los sectores más vulnerables. En esta línea avanzó en acciones concretas, frenó la escalada de las tarifas, implementó una tarjeta alimentaria, aumentó las jubilaciones y AUH, lanzó un programa de medicamentos gratuitos y promovió la devolución del IVA con un tope de $700.
La grieta se cierra también teniendo la capacidad de reconocer la coherencia de los actos. No les pedimos a los dirigentes de Juntos por el Cambio que coincidan con las políticas que implementa el Gobierno, porque evidentemente tenemos distintas prioridades, pero al menos les pedimos que respeten la voluntad popular democrática, que no mientan, que no tergiversen la realidad y que tengan un poco de prudencia, porque el saldo que han dejado es muy grave y merece otro tipo de autocrítica.


(*) Concejal del Frente de Todos.

COMENTARIOS