Axel Kicillof se aseguró recuperar recaudación en impuestos como Ingresos Brutos y Sellos por un monto adicional de unos 30 mil millones de pesos para el año próximo.
Axel Kicillof se aseguró recuperar recaudación en impuestos como Ingresos Brutos y Sellos por un monto adicional de unos 30 mil millones de pesos para el año próximo.
PANORAMA PROVINCIAL

Emergencias, gobernabilidad y deuda, tras el primer gran test político para Axel Kicillof

Esta noche a última hora, Axel Kicillof terminará de dar las últimas puntadas al texto de la Ley Fiscal 2020, sobre el que estuvieron trabajando el fin de semana los equipos técnicos del Ministerio de Economía y de ARBA. El proyecto, que girará mañana a la Legislatura para que se trate el día después de Navidad, contendrá algunas de las definiciones más importantes sobre la impronta dará al arranque de su gestión nada menos que sobre cómo será el esquema de recaudación y sobre qué sectores se pondrá más o menos peso.
El Gobernador ya adelantó la intención de aumentar la progresividad del esquema tributario y subir la presión sobre los sectores con mayor capacidad contributiva. Qué hay más allá de esa consigna es lo que terminó de tomar en la Gobernación bonaerense.
La redacción del proyecto se encaró al final de una semana que dejó la primera gran definición sobre lo que vendrá. El martes, con la suspensión del Pacto Fiscal que Alberto Fernández firmó con los gobernadores, Kicillof se aseguró recuperar recaudación en impuestos como Ingresos Brutos y Sellos por un monto adicional de unos 30 mil millones de pesos para el año próximo.
Ingresos Brutos, que representa el 70 por ciento de la recaudación provincial, no será lo único que se tocará. También se ajustarán impuestos patrimoniales. La gran incógnita está puesta en qué se anunciará para el campo bonaerense, que esta semana convocó a un paro de comercialización todavía sin fecha contra la decisión del gobierno nacional de modificar el esquema de retenciones y está en estado de alerta, con asambleas -por ahora- a la vera de las rutas.
El debate por la ley fiscal será el segundo gran test político para Kicillof después del triunfo, con matices, de la semana que termina, cuando consiguió que la Legislatura sancione el paquete de emergencias. La ley le permite reasignar partidas, avanzar en el congelamiento de las tarifas y renegociar vencimiento de bonos. Además, lo autoriza a emitir nueva deuda por unos $74 mil millones, el equivalente a los vencimientos para la primera parte del año.
Se trata de un paquete de medidas que, aseguran cerca de Kicillof, le da margen de gobernabilidad para encarar los primeros seis meses de gestión, cruzados por vencimientos en dólares, deuda con proveedores y fuertes necesidades de financiamiento.

Carta de presentación política
El gobernador bonaerense necesitaba la ley con urgencia para encarar la renegociación de la deuda con los acreedores externos privados. A la Provincia se le venían encima compromisos en dólares y Kicillof precisaba no sólo la herramienta legal para encarar el proceso de roll over de vencimientos sino también una carta de presentación política para sentarse con los bonistas. Los primeros contactos comenzaron el viernes, apenas horas después de que la Legislatura vote la ley.
El Gobernador consiguió la primera ley de peso de su administración después de una negociación que fue menos compleja de lo que muchos esperaban en el Frente de Todos. Entre el miércoles y el jueves, Kicillof y María Eugenia Vidal hablaron varias veces por teléfono y fueron construyendo un acuerdo que terminaron de cerrar el Jefe de Gabinete Carlos Bianco y Federico Salvai. “Fue un buen debut”, aseguran en la Gobernación. “Se pidieron cosas lógicas más allá de alguna especulación política y se hicieron los cambios que se tenían que hacer”.
En la vereda de enfrente también mostraban satisfacción por el resultado de la negociación. En su debut como oposición con mayoría en la Legislatura, Juntos por el Cambio logró imponer varias exigencias. Algunas fueron de forma, como la limitación de los plazos de las emergencias. Otras, de recursos. Para conseguir que le voten la ley, Kicillof accedió a reeditar el Fondo de Infraestructura Municipal, que se financiará con unos 2 mil millones de pesos del total que la Provincia tome de endeudamiento.
“Los felicito, la tarea estuvo muy bien cumplida”, dijo Vidal a los senadores de Juntos por el Cambio en un audio de Whatsapp destinado a filtrarse. La ex gobernadora, que también debutó como aspirante a líder de la oposición en la Provincia, destacó que lograron poner límites al pedido original de Kicillof sin aparecer como una amenaza a la gobernabilidad o con ánimo de palos en la rueda.
Todavía falta un capítulo importante para cerrar el año: la pelea por los cargos, que tiene como eje los sillones en el Directorio del Banco Provincia. Vidal pondrá a prueba ahí sus dotes de negociadora en un escenario en el que también pulseará el massismo, los intendentes y La Cámpora.

COMENTARIOS