None
MARKETING APLICADO

Lava-Marketing

¿Fidelización o saturación?

Parece que los juninenses hemos abandonado algunos hábitos. Por falta de tiempo o comodidad, lavar el auto ya no es tradición dominguera. Con esta tendencia, el negocio de los lavaderos creció en competitividad y quienes ofrecen el servicio buscan ganar mercado.
Es martes a la mañana y la multitarea se impone. Un número desconocido reincide en el intento, finalmente atiendo. Del otro lado, la sorpresa, una amable señorita me ofrece una promoción imperdible. Accedo y lo que sigue es una relación carnal, íntima y duradera.
No se si alguna vez se sintieron como yo, con cierta sensación de agobio por exceso de amabilidad o interés. Quizá sea injusto pero el límite es muy fino. Es el que por ejemplo no debe cruzar quien nos recibe en un local de ropa con el imperativo “te lo podés probar ehhhh”. Se trata de cierto “gataflorismo” que tenemos los clientes, todos: si no me atienden me molesta, si me sobre-atienden también.
Mi relación con el lavadero continua, recibo llamados por encuestas de satisfacción, promos de lavado interior, exterior, chasis, pulido y otras cuestiones. Todo por whatsapp o con un llamado directo que siempre interrumpe algo. No es nada contra el lavadero, mucho menos con la amable señorita, pero me llama la atención. Es probable que a esta altura estemos acostumbrados al telemarketing por planes de telefonía móvil pero nunca, nunca de un lavadero. Sobre esto, las conclusiones.
Un rasgo positivo, los chicos están atentos y quieren diferenciarse. Claramente lo logran, incluso hacen pauta en redes con imágenes que no solo no son claras sino que además tienen complicaciones técnicas. Por su parte, no logro recordar visualmente la marca, tampoco su nombre aunque creo que se trata de un apelativo a la ciudad, una contradicción si el objetivo es la singularidad.
Dejando de lado cuestiones teóricas de rendimiento práctico, el mensaje va un poco más allá y tiene que ver con identificar cuales son las técnicas que cada producto o servicio puede aplicar de acuerdo al lugar que ocupan en la vida de la gente. Un ejemplo, si me llaman del banco por un descubierto, agradecido pero esa intromisión es valorada en contados casos.
Distancia, intimidad y espacio. Todo tiene relación con la pertinencia de las herramientas de venta. Si, los clientes somos difíciles pero cada categoría de negocio tiene una lectura diferente, es decir no todo el marketing se aplica “de manual” sino que requiere de cierta sensibilidad para tratar a clientes que son como la gata flora…”y si se la sacas llora”.

COMENTARIOS