Up!
MARKETING APLICADO

Up!

Un salto hacia las ventas.

Finalmente la denominada “uberización” de la economía asoma tímidamente en nuestra ciudad. Con sentimientos encontrados que van desde el orgullo de “pertenecer” a la dinámica de las grandes ciudades y dudas sobre las condiciones de trabajo, empezamos a ver como se pasean las bicis de reparto. A priori, el delivery es la punta del ovillo pero por detrás surgen otras aplicaciones que lentamente empezamos a considerar, no solo en gastronomía sino en otros negocios que parecían “protegidos”, aún en la inacción de sus responsables.
La cuestión demoró en llegar pero al hacerlo ya conforma una urgencia por la cual muchos se lanzaron al “quiero estar”. Se trata de un nuevo modelo económico donde las marcas se erigen como elemento fundamental de valor. Ya no solo contempla contextos físicos sino la cuestión simbólica que opera en la elección de un “avatar” o icono dentro de una plataforma digital. Naturalmente, la propuesta de producto o servicio tiene que sostener esa promesa pero la decisión emocional es la que hace que nuestro pulgar se oriente hacia uno u otro lugar.
Nuevamente el contexto impone la capacidad de acción o reacción de las marcas de nuestra ciudad y como siempre sucede, las más jóvenes demuestran flexibilidad estrechando la brecha competitiva con aquellas que tienen algunos años. Las barreras de entrada a algunos negocios están cayendo, habilitando la llegada de personas con nuevas ideas. La competitividad sigue creciendo, no solo de la mano de la tecnología sino de los cambios de hábitos y el recambio generacional de clientes que algunos siguen sin observar ni atender.
Sistemas de delivery, nuevas formas de pago, herramientas promocionales que conectan a los negocios con nuevos clientes (desconocidos) y otras cuestiones forman parte de esta nueva realidad. Ya no solo se trata del “paseo del perro” y las costumbres arraigadas. Hoy el pulgar es uno de los clientes más importantes. La urgencia se impone y todos quieren estar porque la promesa de venta es tentadora. Solo aquellos que consideren al marketing como una actitud de servicio necesaria y constante podrán contextualizar esta oportunidad, integrándola a un todo coherente de trabajo que no solo atienda urgencias de delivery al instante. Pensalo ya!

COMENTARIOS