No fue un accidente
LA CUCHILLA DE UN TRACTOR MUNICIPAL SE DESPRENDIÓ E IMPACTÓ CONTRA UN AUTO

No fue un accidente

Hace unos días volví a nacer. Una cuchilla se desprendió de un vehículo municipal, impactando en mi auto mientras circulaba sobre avenida de Circunvalación, en la ciudad de Junín ,ingresando al mismo y provocando gravísimos daños.
De milagro me encuentro con vida relatando esto. De milagro mi hija de 2 años, a quien iba a buscar, no estaba en el vehículo, sin contar que por ese lugar y a esa hora del mediodía transitan cientos de motociclistas, ciclistas y personas a pie.
La noticia tomó estado público inmediatamente. ¿Accidente fortuito? Por supuesto que no. Nada que se pueda prevenir es accidente. Más de una semana pasó y ninguna autoridad municipal, a sabiendas de lo sucedido, se comunicó conmigo.
En una clara situación de abandono por parte del estado, me pregunto dónde está el lado humanitario, ético, moral de quienes tienen la obligación de cuidarnos.
Hoy, tratando de superar el impacto emocional por lo sucedido, me veo obligada a afrontar los perjuicios ocasionados en mi vida laboral, personal y económica. Soy docente y además capacito en la Región, por lo que no contar con mi vehículo, que está destrozado, me perjudica de manera significativa.
Hoy doy gracias por estar viva, pero lo sucedido fue muy grave ya que se está poniendo en riesgo la vida de los ciudadanos transeúntes y de los propios trabajadores, por lo cual exijo una respuesta por parte de los responsables del Municipio.
Me indigna tener que hacer público mi reclamo para recibir una respuesta.

COMENTARIOS