TRIBUNA DEL LECTOR

Liberación femenina

Mujercitas, novela autorreferencial de Louisa Alcott (Little Women 1868) narra a la mujer sola que debe mantener a sus cuatro hijas, mientras transcurre la guerra de secesión americana. Valiente antecedente de la mujer que intenta sobreponerse al estigma de la época.
La mujer en ese entonces (mitad del siglo IXX) era considerada un ser Irracional y Emocional, que no debía escuchar música porque se desequilibraba terminando en una Neurastenia (término creado por George Beard psiquiatra americano en 1869). La misma consistía en debilidad; cansancio; agotamiento y despersonalización por cambios químicos en el cerebro. La consideraban un mal orgánico.
La hermana de Mendelshon que había viajado a Italia, debió rendir testimonio de que la música no la había afectado.
“La Letra Escarlata” (Hawthorne 1850, casado con la hermana de Mary Peabody Mann) relata el drama de una mujer condenada a la marginación social por adulterio (hijo soltera) pero en la trama se descubre que el padre era el sacerdote.
Son innumerables los aportes de la literatura americana narrando el sometimiento de la mujer, casi a la esclavitud.
Entre los escritores “fundamentalistas” Ralph Emerson (1850) escucha los reclamos de la mujer. Amigo personal de Horace Mann (el gran educador bostoniano) quien predicaba que al juntar a la niñez de todas las clases, pudiendo tener una experiencia de aprendizaje común daría la oportunidad a los menos afortunados para avanzar en la escala social y la educación sería "igualar las condiciones de los hombres."
La formación del carácter de una persona era tan importante como la lectura, escritura y aritmética. Inculcar valores como la obediencia a la autoridad y la puntualidad en la asistencia, ayudaron a los estudiantes a prepararse para un futuro empleo. Las escuelas normales formaron en su mayoría a mujeres, dándoles nuevas oportunidades profesionales como maestros.
A través de Mary Peabody Mann, Sarmiento entra en resonancia con la reforma educativa y los derechos de la mujer. ( Obras Completas ed. Belín Sarmiento tomos XXXVII y XLIII )
Traslada entonces Sarmiento, la reforma educativa a su mandato siguiendo los preceptos bostonianos y despierta la admiración de los pioneros americanos.
El monumento en Boston a Sarmiento (Av. Commonwealth) fue inaugurado con especial referencia, al instituir en ese Estado el 11 de septiembre, fecha del fallecimiento de Sarmiento, como Día del Maestro.
Acá recordamos a Mary Peabody Mann con una calle en Puerto Madero.
Sobreponerse a mayúsculo estigma fue entonces la tarea denodada y continua de la lucha contra molinos de viento, de esas mujeres con ideas preclaras.
En breve Historia de la Misoginia Anna Caballé da cuenta de expresiones como: ”Que las mujeres cuando desprecian o cuando engañan, lo hacen sin saber por qué, pués razonan rarísimas veces” (Jardiel Poncela). La misoginia nace de un panfleto de 1615 escrito por un maestro de esgrima inglés (Swetman) titulado: “Enjuiciamiento de la mujeres indecentes, ociosas; desobedientes e inconstantes”. Postulaba que las mujeres son deshonestas por naturaleza y una calamidad para el hombre. Las mujeres reaccionan con una obra de teatro anónimo donde el personaje de Swetman se llama Misógynos.
Por la suerte del destino, aparece el iluminado de Frued que demuestra a la Neurología dominante, que esas Neurastenias se debían a trastornos psíquicos y no orgánicos y eran curables. (La moral sexual cultural y la nerviosidad moderna). Lacan (Seminario La Angustia X ) Jornadas de la escuela Freudiana de Bs.As. “Cuerpo, Síntoma, Goces” octubre 2006. Cancina “Neurastenia y fatiga crónica” (Ed. Homo Sapiens).

Cerebro masculino y femenino ¿iguales o diferentes?
Las nuevas técnicas de neuroimágen revelan cómo funciona el cerebro más allá de su estructura y dando fundamento a las diferencias entre el cerebro masculino y femenino (Prager “Journal of Neuroscience Research”).
Diferencias genéticas; epigenéticas; sinápticas; celulares y de sistemas más allá de las diferencias anatómicas macroscópicas.
Los varones obtienen mejor puntuación en: “orientación espacial; habilidad matemática y mecánica”.
Las mujeres en: “habilidad para la escritura y la fluencia verbal; el lenguaje y la comunicación”.
En el cerebro del varón está optimizada la conectividad intrahemisférica (dentro del mismo hemisferio) favoreciendo la percepción y acción coordinadas; procesamiento espacial y velocidad senso-motora y en el de la mujer la interhemisférica con mayor procesamiento analítico e intuitivo; mejor atención; verbalización; memoria facial y cognición social.
La razón de esta dualidad varón-mujer estriba en la necesidad de complementariedad que desde las diferencias de cada uno de los sexos, tantos beneficios ha aportado a la evolución de las especies y a su perfeccionamiento genético.
El reconocimiento de estas diferencias y respeto por la diversidad, nos hará a todos más libres.

Eduardo Sabus

COMENTARIOS