Universidad y trabajo
INSTITUTO DE OFICIOS Y COMPETENCIAS LABORALES DE UNNOBA

Universidad y trabajo

En la actualidad las universidades argentinas hemos tenido que asumir los desafíos propuestos por los avances tecnológicos y digitales que generan una transformación social y económica.
En esta línea, la Unnoba creó el Instituto de Oficios y Competencias Laborales, que tiene por objetivo permitir el acceso a la capacitación a las personas que necesitan conseguir empleo y validar los saberes en el trabajo para lograr una mejor inserción laboral.
Se trata de una nueva herramienta que crea la universidad para formar el capital humano que se necesita en la región para contribuir al desarrollo económico regional.
Incluye a aquellos que por diferentes razones no finalizaron el ciclo de educación formal obligatorio pero requieren cumplimentar su formación, aunque también tiene como objetivo contribuir en la recapacitación de recursos humanos que ya se encuentran insertos en el mercado laboral, pero necesitan actualizar sus conocimientos para seguir siendo competitivos.
Apunta además a dar respuesta a una demanda tecnológica y recuperar la capacitación en oficios históricos y su valor agregado.
Sabemos que las personas, jóvenes y adultos, una vez incorporados al mundo productivo a partir de su formación obligatoria reingresarán al mundo educativo para permanecer en él en distintas etapas, estadios, y en búsqueda de distintos resultados.
Entonces, la realidad que emerge a partir de los cambios tecnológicos, sociales y económicos requiere que tengamos en cuenta el concepto de educación como un proceso que se transita a lo largo de la vida, pues para afrontar esos cambios las sociedades deben priorizar la inversión en capital humano.
La formación continua se entiende desde distintas dimensiones. Como la capacitación permanente de trabajadores en servicio o actividad, el reentrenamiento o recapacitación a aquellos que deben reincorporarse a la actividad o bien han cambiado sus condiciones laborales y deben adaptarse a nuevas tecnologías, o nuevas condiciones, que requieren la adquisición de nuevas competencias y habilidades.
Por eso, la formación de este Instituto es un claro ejemplo para el desarrollo de la sociedad y la región.
Estas nuevas competencias y habilidades que se requieren a partir de los cambios tecnológicos, o cambios en la forma de organización de los procesos productivos, en general están asociadas a la generación de nuevos conocimientos y a la innovación, lo que determina a las universidades como espacios de generación de esos nuevos conocimientos sean quienes pueden generar los procesos formativos, de manera flexible, pertinente y oportuna.
La permanente transformación del mundo del trabajo y económico requiere en la actualidad una convivencia multisectorial y multidisciplinar. La interacción entre las instituciones educativas y el resto de las fuerzas es indispensable, y ahí el rol de la universidad es esencial.
Si durante parte del siglo XIX y XX las exigencias pasaban por la alfabetización, hoy las transformaciones instan a su población a pasar por la universidad, no solo para no limitar sus posibilidades laborales sino también por sus interacciones culturales, para poder liderar y gestionar los cambios, para estar incluidos, para garantizar la igualdad de oportunidades.
La Universidad del Siglo XXI es una universidad que asumió la calidad como principio para todas sus actividades, es una universidad comprometida con la inclusión de todos los sectores, y la Unnoba entiende que es el futuro de nuestras sociedades.


(*) Vicerrectora de la Unnoba.

COMENTARIOS