Encuestados
MARKETING APLICADO

Encuestados

La inseguridad al poder.

Los padres testean la reacción de su hijo ante la penitencia. Los gobernantes usan las encuestas para definir sus políticas. Las empresas, en su ley, dejan en manos de la gente las decisiones más importantes aún cuando los resultados sólo otorguen seguridades de cartón pintado. En la columna de hoy, los riesgos de dejar la decisión en manos de otros.
Ya no confiamos en nuestra intuición, ni siquiera en la experiencia o idoneidad. Ya sea en la vida personal o profesional nos abruma la inseguridad. El gerente no quiere asumir el riesgo y democratiza la decisión al tiempo que se auto-promociona como gestor de una empresa horizontal; claro está, cuando las ganancias aparecen la verticalidad regresa rápidamente.
“El cambio somos todos” dicen los afiches y el candidato se postula como integrador consultando a “doña Rosa” si está de acuerdo con las decisiones más relevantes del país. Los padres, le temen a sus hijos y ceden ante insólitos caprichos para evitar el berrinche insoportable.
No creo en las investigaciones de mercado, al menos no de la forma en la que están planteadas en la actualidad. En algún momento de mi recorrido profesional fui parte integrante; en primera instancia como “conejillo de indias” aunque ellos, víctimas del engaño adolescente, no sabían que el experimento lo hacíamos nosotros, desde el panel, con quienes nos observaban detrás del espejo panóptico. Luego las ejecuté en el ámbito laboral resultando como bálsamos para gerentes inseguros. Desde mi punto de vista, caducaron o están a punto de hacerlo. Acaso los testeos pre-electorales sean muestra de esto, siempre “pifian” pero llamativamente las consultoras nunca pierden su “prestigio”. La obsolescencia se acelera cuando la gente percibe que uno los está “testeando” y responde jugando como burla al sistema. Incluso el niño se da cuenta y controla la situación para lograr lo que quiere. La realidad está en otro lado, en la expresión espontánea de la gente, en la calle, en las redes como hoja en blanco donde la gente vuelca todo y en el comportamiento real, sin laboratorio.
Encuestas de opinión, focus groups y demás cuestiones. Plagas contemporáneas que sólo entregan píldoras de seguridad circunstancial. Quizá sea porque le tenemos pánico al error y somos muy duros con quien se equivoca. Creo que las nuevas herramientas para la toma de decisiones deben ser la observación social, el trabajo de campo, la analogía, la experiencia, la aptitud y actitud. La capacidad de pensamiento, la creatividad y la inteligencia. Dejemos de testear, dejemos de dudar, de otro modo la opinión de todos será la decisión de ninguno.
¿Qué les pareció la columna?

COMENTARIOS