The Grinch
MARKETING APLICADO

The Grinch

Robo a la ilusión.

Dicen que con el paso del tiempo vamos perdiendo la inocencia, o mejor dicho la capacidad de creer en algunas cuestiones. “Les voy a robar la navidad” esboza el personaje del cuento infantil con sonrisa macabra y eso es lo que está sucediendo, algunas promociones nos están quitando la capacidad de creer y eso es muy peligroso para los comercios.
En tiempos de dificultades económicas, las “promos” funcionan como un dinamizador entre oferta y demanda. Al principio, los estímulos nos invitan a salir de casa “tentados” en la búsqueda de buenas oportunidades. El despliegue comunicacional está presente, por lo general con frases en inglés, quizá porque de esa forma se disimula la imperiosa necesidad de vender.
“Cyber Monday, “Black Friday”, “Sale” y otros enunciados elocuentes nos impulsan a armarnos de la billetera con unos pocos mangos y varias tarjetas. Muchas veces hasta se transforma en un programa familiar, vamos de compras con la ilusión de encontrar esas oportunidades. La sorpresa se presenta cuando llegamos al lugar y notamos que “El Grinch” remarcó los precios el día anterior para luego bajarlos en un artilugio macabro que hace llorar a chicos y grandes. Hasta el “Happy hour ha dejado de ser feliz, ya que ahora no es más dos por uno sino tan solo un pequeño descuento. Algo similar sucede con “precios cuidados”, con un estilo más criollo y sin metáforas, va directo al grano aunque cuando uno se acerca a la góndola por lo general está vacía, dejándonos expuestos en un gesto parecido al de Bilardo cuando gritaba goles que no fueron.
Si me propongo buscar alguna “promo” creíble, puedo mencionar las líneas aéreas “Low cost” que por ahora vienen cumpliendo con la promesa pero, estemos atentos, por lo general es una plataforma de posicionamiento que luego comienzan a anexar costos ocultos para lograr sacarnos más plata de la billetera.
A medida que vamos creciendo, nuestra capacidad de confiar en lo que vemos se va desgastando. Algo similar está sucediendo con las “promociones”. Ya nadie se detiene al visualizar un cartel que propone “50% off”, nos reina la desconfianza, no les creemos y eso es lo peor que puede pasarle al marketing como herramienta comercial. Los comercios están perdiendo algo valioso, hay que darle una bofetada a “El Grinch” para que de una vez por todas entienda que esto depende de la credibilidad.

COMENTARIOS