Alcance
MARKETING APLICADO

Alcance

El pensamiento publicitario como solución.

Como bien sabemos, el coyote tiene un objetivo principal, alcanzar al correcaminos, y para eso usa las herramientas que la empresa “Acme” le provee, todas prometen resolver “el problema”. Con el marketing pasa lo mismo, cada época tiene su paradigma y su “solución”. Hoy acudimos al fenómeno digital, una realidad que debemos abordar sin perder de vista la mirada integral del negocio.

La lógica del coyote y el correcaminos
Seguro muchos de ustedes son contemporáneos de la tradicional serie animada donde la lógica de “alcanzar” a la presa era una constante incumplida, es más muchas veces deseamos que finalmente lo atrape aunque eso nunca sucedió. Acaso podemos asociar al correcaminos con el consumidor y al coyote con el anunciante quien siempre debe pensar en formas de “atrapar” a su cliente.

¿Cuál es la “solución Acme” actual?
La promesa de “alcance” del paradigma digital implica que hoy podemos “llegar” a la gente con una inversión menor. El detalle es que estamos frente a una audiencia que sufre un bombardeo de “anuncios” por lo que la solución “Acme” que provee el mix digital resulta insuficiente sino existe una planificación integral de fondo. Por otro lado, el “alcance” mencionado no implica, por si solo, ganarnos la confianza de los clientes, lograr que cambien de actitud, valoren la propuesta ni mucho menos generar ventas.

Ayudemos al Coyote
El rol del pensamiento publicitario va mucho más allá, implica romper con lo pre-establecido, llamar la atención, dirigir la mirada y cortar con la monotonía de un medio cada vez más saturado de información. Contempla, entre otras cosas, generar una distancia con respecto a la competencia, mejorar la respuesta al mensaje, construir valor agregado, potenciar o crear la propuesta real de producto o servicio, promover una experiencia superadora y generar ventas. Un universo de consideraciones que tienen que ser concebidos previamente al lanzamiento de la carrera digital.
Bombas, cohetes propulsores, imanes y otras “herramientas Acme” surgen con el paso del tiempo postulando ser “la solución mágica” para generar ventas. Esa misma promesa trajo la gráfica, la radio y luego la tv pero si de algo sabe el coyote es que ninguna le funcionó, al menos de forma aislada. Aprender de esta situación implica entender que nada reemplaza lo más importante, promover un pensamiento competitivo que se nutra de la creatividad para diferenciarse.
En síntesis, tal como proponen los dibujos animados, el correcaminos se mantiene siempre en movimiento por lo que la pretensión de “alcance” debe ser considerada como una acción que no tiene principio ni fin, tampoco soluciones mágicas e inmediatas si no un todo integral que debe combinarse. Bip bip, correcaminos, ¡ya te vamos a atrapar!

COMENTARIOS