Los problemas alimentarios en la tercera edad, una preocupación
OPINIÓN

Los problemas alimentarios en la tercera edad, una preocupación

En otras épocas, el ser anciano significaba: sabiduría, esa que solo se obtiene con los años, se lo veneraba, cuidaba y se le obedecía. La sociedad actual, a diferencia de la de antes, suele menospreciar a la gente mayor, haciéndoles que sus últimos años se les haga cuesta arriba.
A medida que se envejece se van perdiendo cosas: salud, vitalidad o respeto, además el solo hecho de dejar la actividad laboral los priva del estatus, poder y economía que gozaban teniendo una actividad rentable, en esta etapa se pierden los valores materiales por los que la sociedad, sin piedad, cataloga a cada individuo; también es el tiempo de las pérdidas de familiares y amigos, con cada pérdida se gana una depresión, una regla dura para una mente desgastada.
En ocasiones la palabra vivir se cambia por la de sobrevivir, cada día es como el primero o el único de lo que le queda de vida, muchas veces cuidarse es todo una tarea y dentro de esos cuidados el principal es como alimentarse y aunque no es mucho lo que se necesita a esa edad, no siempre se consigue cubrir las necesidades básicas, las personas mayores se alimentan precariamente y para ello influyen varios factores. Si bien los requerimientos con los años son menores debido a la disminución de la actividad física, también hay falta del apetito y del interés por las comidas, a edades avanzadas es importante el consumo de proteínas como ser carnes pero este alimento no se puede masticar bien debido a los trastornos de la dentadura y muchas veces se opta por preparar verduras aunque cuesta mucho limpiarlas y no hay mucha paciencia a esa edad, el problema que surge con los vegetales es que por poco que se prepare se convierte en una cacerola enorme que no se puede consumir y con tal de no desperdiciarse se evita, en que termina todo esto?, se arreglan con un té y a la cama, algo nada saludable. Otros factores son las dificultades económicas, el ir a comprar y prepararse la comida para una o a lo sumo dos personas, la soledad que deprime y la pérdida natural del gusto en los sabores lo que imprime un desinterés por la comida.
Los problemas alimentarios en la 3ra edad son preocupantes porque si bien hoy la ciencia logró que el ser humano viva más, tal vez eso se convirtió en un suplicio, se necesita instruir al anciano para autoabastecerse con comidas nutritivas, los alimentos deberán ser poco costosos, de fácil de preparación, licuar los alimentos cuando no se puedan masticar bien, elegir correctamente las mejores comidas para los requerimientos básicos, es importante cubrir la cuota de calcio diario con leche, yoghurt o queso para mantener un esqueleto fuerte; proteínas como ser pescados, fácil de masticar y que mantienen nuestros músculos adecuadamente para sostener nuestra osamenta; también hoy se puede optar por sistemas que le envían a su casa, todo lo que su paladar pueda imaginar y casi al mismo costo o quizás mas bajo. Por supuesto, se deberá consultar con un nutricionista para seleccionar los alimentos, además es muy útil caminar un rato por día así sea poco, pero camine, esto revivirá su organismo con cosas que usted creía perdidas.
El intento de cuidarse es lo que cuenta, la voluntad no se pierde nunca porque está implícito en el instinto de conservación, nadie envejece meramente por el número de años que cumple sino por desertar a ese invalorable instinto.

(*) Doctor en kinesiología y fisiatría

COMENTARIOS