Naldo y Martín
MARKETING APLICADO

Naldo y Martín

Bicicleteada Juninense

Fue tendencia y ahora es hábito. La bicicleta, con sus accesorios, está instalada en la costumbre de muchos juninenses. De la mano de esta actividad llegan las oportunidades de negocio y son varios los que se enfocaron en un nicho de mercado que sigue creciendo.
Los grupos salen al mediodía, robándole horas a la siesta, o los fines de semana. Caminos rurales, vuelta a la ciudad o directo a la laguna. De a poco, las cuadrillas van perfeccionando su performance y eso los empuja a comprar indumentaria o bicicletas de alto rendimiento. Ahí están ellos, por un lado Martín con cierta historia en la actividad, por otro el gigante Juninense que metió la cola. No son los únicos pero los elijo para representar dos realidades que parecen antagónicas pero no lo son.
Naldo y Martín emulan la historia de David y Goliat.
Cruzando las vías encontramos el gran showroom, un espacio con cientos de productos donde uno puede pasar desapercibido por varios minutos, algo que puede ser considerado como ventaja por quienes quieren mirar sin ser interrumpidos y como desventaja para los que prefieren el asesoramiento inmediato. De regreso al centro de la ciudad está Martín con su nuevo local y la familia acompañando. Su negocio creció y la relación cercana con sus clientes suma ahora una cuidadosa ambientación y correcta exhibición de productos, un punto errático en muchos negocios locales.
Con herramientas diferentes, Naldo y Martín comparten el enfoque hacia un mercado emergente. Quizá las grandes inversiones estructurales de un lado y el esfuerzo familiar del otro postule dos paradigmas de trabajo diferentes, de todas formas lo que destaco es que independientemente del tamaño, el más pequeño conoce sus fortalezas y las usa para crecer.
Acaso hace muchos años Naldo era como Martín que supo dar el paso necesario para fortalecer su posición competitiva. El punto sensible es ése, entender cuando es el momento de pasar de pequeño comerciante a una marca registrada, sólo de esa manera se pueden seguir andando en estos tiempos hipercompetitivos. A seguir rodando Martín!

COMENTARIOS