La Unnoba en el territorio
PUNTOS DE VISTA

La Unnoba en el territorio

Tomando como punto de partida la Ley de Educación Nacional y la decisión política e institucional de estrechar los vínculos con la región, la Unnoba lanzó su propuesta de territorialización con el objetivo de extender su marco de influencia, y que la actividad universitaria llegue a una mayor cantidad de personas con calidad y pertinencia, priorizando las áreas de formación necesarias para el desarrollo local y el crecimiento integral de la sociedad.
Entendemos que la educación, como derecho humano, debe garantizar que el conocimiento promueva una sociedad más justa y respetuosa.
Así es, que este programa tiende a mejorar la vinculación y la asociación de la Universidad con municipios y organizaciones locales con compromiso social, y entendiendo que la territorialidad debe ser vista como un flujo de relaciones políticas, sociales, culturales y económicas, que permiten experiencias de intercambio, diálogo y aprendizaje colectivo y que conforman una trama donde se entrelazan los intereses de los diversos actores de la sociedad: Universidad y Estado en sus dimensiones provinciales, regionales y locales.
Desde la comunidad académica, el acto educativo refiere no solo a la transferencia de los resultados de la producción científica a la sociedad, sino a interactuar en función de las problemáticas y demandas que surgen en la vinculación de la Universidad con la sociedad, por lo que debe realizarse en el marco de un proceso dialéctico en el que la sociedad y la Universidad se enriquezcan mutuamente nutriéndose con nuevos conocimientos y nuevos problemas a investigar.
Las universidades nacionales son instituciones que tienen la obligación de promover derechos, a través de compartir, reflexionar y problematizar experiencias que supongan la inclusión y la cohesión social.
Frente a los retos que la educación afronta en este nuevo milenio, la Universidad como motor de producción de conocimiento y democratización del saber debe intervenir en los procesos de desarrollo en su contexto regional.
El Programa de Territorialización implica que la Universidad asume un rol como actor político-social en la región, generando condiciones para posibles alianzas estratégicas con los gobiernos locales, que den cuenta del compromiso social de promover y vehiculizar diversas políticas públicas.
En el marco de este compromiso político, los programas universitarios que impulsan este tipo de iniciativas deben ser pioneros e innovadores en la materia. Apuntan de manera explícita a la edificación de sociedades más justas e incluyentes mediante iniciativas expresamente diseñadas para fortalecer las capacidades y competencias institucionales de los entes territoriales.
Las políticas públicas deben ser entendidas como acciones mediante las cuales lo que se busca es poner en marcha una decisión que movilice recursos con el fin de solucionar problemas que, en un momento determinado, los ciudadanos y el propio gobierno consideran prioritarios.
Por eso mismo, la Universidad debe involucrarse en este tema a partir de la capacidad de contribuir a la construcción de una agenda pública que canalice la demanda social, mediante un proceso de escucha, debate y concertación con los actores sociales, económicos y políticos del medio del cual la Universidad forma parte.

(*) Licenciado en Ciencias Políticas. Secretario General de la Unnoba.

COMENTARIOS