Modo Esponja
MARKETING APLICADO

Modo Esponja

Un cambio de modelo de trabajo.

Sobre conceptos acunados por un autor que comienzo a leer, quiero en esta columna acercar lo que entiendo como un nuevo modelo de trabajo. Se trata del denominado “modo esponja”, una habilidad que deberemos aprehender para afrontar los nuevos desafíos comerciales.
Como publicista, todos los días incorporo algo nuevo o intento hacerlo. Se trata de interpretar la historia, secretos, técnicas y tipos de pensamiento de una serie de rubros, categorías de negocio y mercados que van desde comercios y pymes hasta grandes empresas a nivel nacional. En el medio, los titulares de esas empresas con su capacidad y actitud para transmitir esos conceptos que necesito para trabajar.
El punto es lo que sucede en el camino inverso, es decir como incorpora el empresario los conceptos que intentamos acercarle. No siempre se trata de cuestiones teóricas fundadas sobre máximas precisas sino de una cuestión empírica que incorporamos quienes nos pasamos el día trabajando sobre la observación de comportamientos, movimientos comerciales, culturales, innovación, tecnología y demás cuestiones que modifican mercados.
Encuentro aquí una retro-alimentación necesaria que parte de la validación de un nuevo tipo de conocimiento que nadie llega a documentar por la velocidad que adquiere. Se trata de un cambio constante, de un movimiento permanente que dibuja una nueva trama comercial y demanda otro tipo de inteligencia, quizá ya no tan racional sino que surge de la emoción y se siente en los intestinos como presunciones muy fuertes.
Algunos intentaron nominarlo, los más renombrados le pusieron “momento Eureka” y se trata del preciso instante de encontrar una receta para innovar. Los ingredientes no están listados pero puedo mencionar constancia, curiosidad, trabajo en equipo, debate, tormenta de ideas y pasión como elementos ineludibles.
Me refiero a un tipo de pensamiento lateral cuya respuesta llega de golpe y después parece obvia, un campo neuronal que deberemos habilitar en tiempos donde la necesidad de construir certezas pareciera dominarlo todo generando condicionamientos y posturas conservadoras que construyen grandes fracasos.
Entiendo que el único camino para fomentar las ideas y, de esta forma, la innovación y éxito comercial, es habilitando el “modo esponja” como una nueva forma de construcción de pensamientos. Algo tengo claro, los grandes éxitos nunca vinieron de la mano de la copia fiel o de decisiones conservadoras, por el contrario, la historia está escrita a partir de rupturas de pensamiento. Es tiempo de salir de la caja y dejar de lado el pensamiento tradicional, es tiempo de Bob Esponja.

COMENTARIOS