El eje exclusivo en la obra pública
OPINIÓN

El eje exclusivo en la obra pública

Cumplidos dos años de gestión de Pablo Petrecca, la sensación que queda es la de un Intendente enfocado casi exclusivamente en la obra pública. Ese es su principal logro y me resulta muy destacable. La administración de recursos propios y los provenientes de Nación y Provincia están siendo canalizados en el sentido de dar respuesta a necesidades de larga data y esto es lo que la ciudadanía le ha reconocido en la última elección.
Pero como contracara, lo que se observa es una ciudad que está sufriendo la detonación de sus resortes productivos en manos de una política económica que es sostenida por el mismo partido del Intendente. Creo que debe definir si es el representante de los juninenses ante todas las demás instancias, o si es el representante del Presidente y la Gobernadora ante los juninenses. La respuesta obvia y lógica es que debería optar por lo primero. Hasta ahora ha demostrado lo contrario. Los renovadores ahora y el kirchnerismo antes le pedimos que se ponga a la cabeza del amparo contra el aumento del gas, pero lo hacemos casi sin esperanzas.
El sector agropecuario, luego del dulce que recibieron con la baja de retenciones, empieza a comprender hoy que el modelo económico es de valorización financiera, no de producción. Y un modelo como este necesita de un dólar subvaluado como el de hoy. Este es el flagelo principal para el sector, aunque por sus preferencias políticas sigan reclamando medidas que solo serían un placebo.
La industria no podría ser más agredida. La apertura indiscriminada es una señal más que elocuente para los industriales argentinos como para los juninenses: "dedíquense a otra cosa", les están diciendo. Mientras tanto vemos cómo el comercio de la ciudad languidece y se achica como respuesta a la pérdida de poder adquisitivo que sufre el ochenta por ciento de los vecinos. Mientras la plata se la sigan llevando EDEN y las demás facturas, cada día va a quedar menos para consumir en ropa, en alimentos, en esparcimiento.
Y el Intendente se desentiende de todo eso, creo que en nombre de un modelo que presentan como "desarrollista" y que ya está mostrando sus límites inminentes. ¿Qué va a ser de Junín cuando el déficit nacional y provincial obligue a recortar las partidas que llegan a la ciudad? El municipio va a necesitar recaudar solo de sus vecinos.
Una muestra de lo que digo es el presupuesto municipal para 2018. A pesar de que el gobierno de Macri espera una inflación del 12%, acá se plantea una suba en las tasas de entre el 15 y el 18%. Pero lo más notable es que se crea un nuevo concepto para financiar el tratamiento de los residuos. ¿No ponen lo suficiente los juninenses como para que esto también tenga que salir del mismo bolsillo?
El paquete de leyes de ajuste que hoy se trata en Buenos Aires tiene entre sus objetivos una gran transferencia de recursos hacia la provincia de Buenos Aires. ¿No era que los macristas de aquí apoyaban la suba del fondo del conurbano porque eso le dejaba a la Gobernadora una masa de recursos que favorecería al interior de la Provincia? Bueno, que la plata para el tratamiento de residuos la pongan ellos. Que demuestren que era cierto lo que planteaban en la resolución que sacaron hace unas semanas.

(*) Concejal de Junín por Unidad Ciudadana.

COMENTARIOS