Alerta para la soja: China  canceló embarques de Brasil
NEGOCIOS AGROPECUARIOS

Alerta para la soja: China canceló embarques de Brasil

La noticia de que China canceló embarques ya pautados de poroto de soja desde Brasil despertó la incertidumbre en la Argentina porque en 2016 el 87 por ciento de ese grano local fue al país asiático.
Ocurre que se debilitó la molienda en China que es el principal comprador de soja del mundo: adquiere el 60 por ciento de la producción mundial.
Si bien la Argentina lidera en la exportación de harina y aceite de soja, no es cuestión de perder el mercado de poroto, se plantean la exportación.
Este fin de semana, la voz de alerta lo dio el economista Federico Di Yenno en un completo análisis para la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), en el que tomó información proveniente de la agencia Reuters.
Mientras tanto, en la Argentina, así como el trigo pelea contra el clima y la humedad en los suelos, además del deterioro de los caminos rurales, para sembrar la campaña 2017-2018, la soja da su batalla a fin de ser levantada de los campos, con dificultades por los propios motivos.
Según el Panorama Agrícola Semanal (PAS) de la Bolsa de Cereales porteña, luego de una semana con buenas condiciones climáticas en gran parte de la región agrícola, la recolección de soja volvió a cobrar impulso e ingresa a su etapa final.
Los especialistas del PAS expresaron que se alcanzó a cubrir con la recolección el 85,5 por ciento del área apta estimada de soja con un adelanto respecto del año pasado (cuando llovió mucho en la cosecha) de 6,8 puntos.
Además, el rendimiento nacional descendió un poco hasta ubicarse en un promedio de 3.250 kilos por hectárea, lo que permite acumular un volumen parcial que ya supera los 50 millones de toneladas en campos, acopios y puertos.

“Ocurre que se debilitó la molienda en China que es el principal comprador de soja del mundo: adquiere el 60 por ciento de la producción mundial.”


El PAS decidió mantener la proyección de producción al cierre del ciclo 2016-2017 en 57.5 millones de toneladas, cifra que se encuentra sujeta a la evolución del rinde en regiones afectadas por excesos hídricos, las que a su vez concentran más del 50 % del área aún pendiente de cosecha.
Se trata del oeste y centro de Buenos Aires, amplios sectores de La Pampa y del Chaco y Santiago del Estero.
De acuerdo con el análisis de Di Yenno, más allá de lo que sucede en Brasil con los embarques de mayo y junio suspendidos por China, "hubo un debilitamiento de los precios de exportación de nuestra soja".
A principios de año, la Argentina había aprovechado los fuertes márgenes de procesamiento que tenía la industria sumada a los precios más bajos en Brasil después de la enorme cosecha de esta campaña, lo que llevó a los industriales del país asiático a comprar agresivamente la semilla oleaginosa brasileña.
Pero el margen bruto de procesamiento del gigante asiático, se revirtió fuertemente en los últimos meses alcanzando el día jueves una pérdida de -51,87 dólares la tonelada.
"Es decir que, tomando el precio disponible de la soja en la principal región productora de China –la provincia de Shandong- y los precios obtenidos por los subproductos multiplicados por sus respectivos coeficientes de conversión (usados en un 80% harina- 20% aceite) nos daría que los procesadores de China sólo por ingresar en sus plantas el poroto adquirido estarían perdiendo más de 50 US$ por tonelada", sostuvo Di Yenno.
Hasta el momento no se registran cancelaciones de pedidos de soja argentina a embarcar, lo cual es un alivio si se tiene en cuenta que (como dijo en un informe especial El Cronista) uno de cada tres dólares invertidos en la gestión de Mauricio Macri correspondieron al agro.
Un relevamiento de la consultora Abeceb registró desembolsos por 4.240 millones de dólares en soja en la campaña 2016-2017.
Respecto de los precios domésticos, la soja disponible en el recinto de la Bolsa rosarina oscila entre los 3.850 pesos la tonelada y los 3.900, pero psicológicamente para el productor es que toca un tope de 4.000 pesos.
No obstante, cayó fuertemente el margen para la exportación local del poroto: del valor índice FOB de la oleaginosa, relevada por el Ministerio de Agroindustria -el más cercano de embarque data 350 dólares la tonelada- con la deducción de las retenciones del 30%, surge un número de 245 dólares la tonelada.
"Frente a los 237,36 dólares de la tonelada del poroto local, nos da 7,64 dólares de diferencia, valor que tendría que absorber los gastos de comercialización y los incurridos en puertos. Esto nos arroja la visión de unos márgenes muy ajustados", precisó el especialista de la BCR.

COMENTARIOS