Corrupción e inseguridad
TRIBUNA DEL LECTOR

Corrupción e inseguridad

Existiendo la primera, la segunda es una realidad. Las dos son el producto de un aprendizaje (cultural).
La educación comienza en casa, pero se le suman con gran poder ofertas y ejemplos del entorno, hoy lamentablemente agravadas por la infinidad de medios de comunicación (todos) al ser mal usados, tergiversando lo bueno y alentando directa o subliminalmente lo malo.
Ahora bien por separado y en general la corrupción afecta a las dirigencias cuyo producto recae en el pueblo provocando y creando la inseguridad, y como a su vez las dirigencias nacen del pueblo, se crea un vínculo vicioso que aparentemente no se puede transformar. ¡No es así!
A través del conocimiento (cultura) y activando el pensamiento (razón) más la capacidad de diferenciar lo positivo de lo negativo (discernimiento) y sumándole voluntad junto al tremendo poder de la palabra (difusión) podemos erradicar a los enemigos públicos mundiales más peligrosos: Corrupción e inseguridad.
Pero aún hay más (y es alentador): esto ya fue descubierto, demostrado y comprobado por el hombre (falta que sea aceptado).
Desde hace siglos, pensadores, filósofos, místicos y toda persona de buena voluntad, llegaron a la conclusión de que para esto sólo es necesario cultivar “la virtud”.
Somos producto de una cultura a la que podemos y debemos mejorar cada día, difundiendo y practicando la virtud.

Alberto M. “Tito” Pérez
DNI 10.596.675

COMENTARIOS